Ir al contenido principal

La llotja, L'Ametlla de mar (Tarragona) (II)

De vuelta a este gran restaurante.
Todo sigue igual, así que vamos a lo importante.
Esta vez comimos en la acogedora y mínima sala.
Mesas cómodas y muy bien vestidas. Copas adecuadas.
La carta sigue prácticamente igual. En lo enológico, más de lo mismo.Bebimos Vespres Blanc 2018 (D.O. Montsant), que resultó fresco y sedoso.
Mis acompañantes no conocían el restaurante, por eso repetí bastantes de los platos.
Comimos:
-Aperitivo (bloody mary y bacalao con romesco, agradables)
-Ventresca de atún rojo con aromas mediterráneos (inconmensurable producto y muy bien tratado, un espectáculo)
-Tartar de atún rojo con patatas fritas con curry (una de esas preparaciones que dan sentido a un tipo de cocina, increíbles textura y sabor y maravillosas patatas, de los platos que se recuerdan mucho tiempo)
-Buñuelos de bacalao (exquisitos, siguen siendo un placer)
-Espardeñas, papada ibérica y pistacho (maravillosas, pero todavía las recordaba mejores)
-Chipirones con cebolla confitada (otra delicia, muy equilibrados y potentes)
-Trufas artesanas (muy ricas, intensas)
El café ha mejorado.
El personal anduvo especialmente amable y capaz.
Pagamos 60 € por persona.
De nuevo la sensación es de precios severos, y además con la irregularidad de cobrar el IVA aparte. Pero el disfrute es enorme.
La búsqueda de la excelencia en el producto, ese atún rojo que desembarcan a unos metros del restaurante y un ilustrado criterio a la hora de tratarlos son las señas de identidad de Marc Miró. Eso se traduce en una mezcla de tradición e innovación que le dotan de carácter y prestigio. Eso lo cambia todo.
Cada vez mejor.
Me quedé con ganas de arroz, así que habrá que volver...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pol Carson Brut, cumplidor.

Un champán de precio comedido, vamos a ver: -Pol Carson Brut (Champagne A.O.C.), chardonnay, pinot noir y pinot meunier. Método champenoise. Color dorado pálido, burbuja fina. En nariz muy elegante, flores blancas, frutos secos, mantequilla... En boca, agradable. Correcta acidez, pastelería y fruta tropical. Retrogusto algo corto. Costó unos 12 € en un supermercado del grupo E. Leclerc (parece ser marca propia). Tengo que decir que su precio es muy adecuado para lo que ofrece. Obviamente no es uno de esos grandes champanes que te enamoran, pero esta botella puede competir con muchos vinos espumosos. Cumple con creces.

Taruguín 2015

Otro vino muy particular:
-Taruguín 2015 (Vino de España, zona de Soria), coupage de tinto fino con un mínimo de albillo con nueve meses en barricas de roble francés.
Rojo picota de capa alta, ribete violáceo.
En nariz es peculiar, con gran presencia de frutos negros, pasas y pimentón.
En boca presenta volumen y frescura. Notas de fruta negra y tierra. Retrogusto medio.
Costó unos 15 €.
Lo dicho, muy diferente. Mucha más frescura de la esperada en un vino de esa zona y esa variedad, y notas bien interesantes.
Acertado.

Frontonio Telescópico Carignan 2015

Hoy vamos a Aragón:
-Frontonio Telescópico Carignan 2015 (I.G.P Valdejalón), monovarietal de cariñena con unos 6-8 meses de crianza en barricas usadas de roble francés.
Rubí de capa media, ribete granatoso.
En nariz es muy expresivo. Presenta mucha ruta roja en sazón, hierbas aromáticas, especias y balsámicos.
En boca es fresco y aterciopelado, predominando fruta roja, ahumados y especias, especialmente pimienta. Retrogusto medio.
Costó unos 16 €.
Un fantástico vino, sin duda. La cariñena es una uva compleja, y aquí entrega una nota diferente.
Una alegría.