Breve paseo por el Mercado de San Miguel, Madrid

El Mercado de San Miguel es una obra de arte en sí mismo, en su concepto y en su desarrollo. Esta vez no había mucho tiempo para comer, así que fue fugaz pero agradable.

Tras el reconocimiento de rigor, nos fuimos al sushi, una de mis debilidades, de Sushimarket y allí tuvimos que hacer una parada.


No es el mejor sushi de Madrid, pero sirve para volverme a acordar de lo que me gusta la comida japonesa. De beber, Asahi, la fantástica cerveza nipona.

Y luego, ¿una hamburguesa?
Pues sí, de Raza Nostra, poco hecha, con un buen pan y algo de mostaza. Jugosa.
Como este mercado es recurrente en mis viajes a Madrid, volverá a aparecer por aquí. Por ahora, aquí queda esta leve pincelada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

L'Antic Molí, Ulldecona (Tarragona)

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)