jueves, 29 de septiembre de 2011

Jágaro, Mahón (Islas Baleares)

En Menorca abundan los restaurantes de producto, y éste que nos ocupa lo es, casi un templo del pescado y el marisco fresco.
La decoración y el mobiliario son de otra época, lo mismo se puede aplicar a sus manteles de cuadros, indescriptibles.



La terraza en la que nos sentamos da al puerto, pero no a su parte más bonita precisamente.

Mesas con esos horribles manteles y copas aceptables.

La carta ofrece platos de cocina marinera, algunos de ellos muy personales. En lo enológico, lo imaginable, vinos locales y de grandes distribuidores. Me quedé con El perro verde 2010 (D.O. Rueda), un vino con carácter y expresividad, muy placentero.

Cenamos:

-Escurpiñas (media ración, crudas y con limón, nunca las había probado, simplemente bien)


-Espardeñas (media ración, rebozadas y fritas, excelentes, pero las prefiero a la plancha)
-Raya frita (técnica impecable y textura sorprendente, acompañada de unas patatas fritas que no olvidaré y de huevo frito, un plato notable)
-Navajas (buen producto, sabrosas)

-Biscuit con chocolate caliente (inesperado buen postre)


La cuenta llegó hasta los 45 € por persona.


El servicio es manifiestamente mejorable.


Si uno consigue olvidarse de la decoración ochentera, de las mantelerías de restaurante infame y de las tristes ensaladas como guarnición, podrá apreciar cocina de producto con toques de personalidad.


Pescados y mariscos frescos de calidad y buena mano son las armas del local. Urgen algunas revisiones y algunos cambios, pero se da bien de comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario