viernes, 16 de septiembre de 2011

La Minerva, Mahón (Islas Baleares)

Tras mucho trabajo y un merecido descanso reanudo mi actividad en este blog. Empecemos por la primera visita de este último viaje.
Uno de los restaurantes más reconocidos de Mahón (oficialmente Maó) era el destino elegido. Cocina marinera en un entorno privilegiado. Vamos con él.






Se puede cenar en el local, en la plataforma sobre el mar o en un barco amarrado en el puerto, se nos asignó una mesa en este último, un entorno precioso.



Mesas bien montadas y copas aceptables.

En la carta, lo dicho, cocina marinera, sin creatividad ni aderezos. En lo referente a vinos, lo esperado, vinos de gran distribución y algún vino local. Escogí un Binifadet Chardonnay 2010(V. T. Illa de Menorca), un vino agradable, pero falto de complejidad.

Comimos:
-Ortiguillas (magnífico producto pero mejorable fritura, bocado espectacular pese a ello)
-Ensalada de langosta y gambas (presentación extemporánea y colorista para un buen plato, excepcional la langosta y conseguido el aliño)
-Mero a la espalda (inadmisibles guarniciones y ración corta, pero el pescado era de una calidad verdaderamente difícil de encontrar, sensacional)

-Coulant de chocolate (mi pareja eligió este postre clásico y lo ompartimos, agradable sin más)
La cuenta ascendió a unos 62 € por persona. Hago constar que no se incluye IVA lo cual es una manifiesta irregularidad.

El servicio fue amable y diligente.

Y eso es este restaurante: materias primas privilegiadas, una situación inolvidable y clasicismo puro y duro. Uno de esos sitios donde siempre se ha comido bien y no parece que eso vaya a a cambiar. ¿Queremos creatividad? No es éste el lugar.

De lo ofrecido y lo visto sólo puedo pedir que se cambien las guarniciones, no son de recibo, y que se solucionen cuestiones como la inclusión del IVA o el tamaño de algunas raciones. La calidad de los pescados esconde defectos, eso es obvio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario