martes, 15 de noviembre de 2011

Bar Cañete, Barcelona

Los bares y restaurantes interesantes no abundan en la zona de Las Ramblas en Barcelona pese a la cercanía de uno de los mejores mercados de este país. Éste es una excepción, se huye del turista de la sangría y la juerga y se busca al inquieto.

Es un bar largo y estrecho, con decoración de estilo modernista, ciertamente agradable. Yo creo que lo ideal es comer en la barra y disfrutar también del espectáculo que en ella se produce.
Mezcla de bistró, bar típico andaluz y vanguardia barcelonesa, todo ello en versión de alto nivel.
Ese día había menú (15 €, creo), en carta raciones y tapas y a la vista pescado y marisco fresco. Disponen de carta de vinos, algunos de ellos por copas, pero preferí las buenas cañas de Moritz que hacen mezclando dos tipos de cerveza y que están buenísimas.
Comimos:
-Ensaladilla (no soy un gran amante de esta preparación, pero ésta está muy rica)




-Tortillitas de camarones (las he pedido cada vez que he ido, regeneradas al momento, siempre agradables)


-Bocadillo de calamares (curioso, el bocado se hace demasiado corto)



-Fritura de morena en adobo y gambitas de playa (quizá le sobra tanta hierba pero el punto del pescado es correcto)


-Huevos rotos con cecina de León (diferentes a los habituales, gran cecina, magnífico resultado)


-Babá al ron (excesiva cantidad de ron, pero vamos, delicioso)


Tras esto, unos buenos cafés.
La cuenta de esta comida ligera llegó hasta los 20 € por persona.


El personal es amable y capaz, me gustan más que el que parece su jefe, tocado con un sombrero y con mejorables maneras.


También son muy recomendables las ortiguillas, las mollejas o el steak tartar.


Es cierto que las raciones son algo escasas y que algunos precios parecen excesivos, pero también que la calidad y el buen hacer reinan en el local. Aplaudo este tipo de iniciativas y retocaría cosas, sí, pero es un placer tener al alcance bares que se preocupan tanto de los detalles.


Me gusta este bar, me lo paso bien en esta barra, volveré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario