Ir al contenido principal

Adolfo Colección 1924, Toledo

Tocaba cenar algo antes de una noche toledana y este restaurante parece una buena opción, vamos a ver.
Céntrico y perteneciente a uno de los grandes chefs españoles de siempre. Es un bar para comer bien (gastrobar o como se le quiera llamar), mesas altas con taburetes y decoración actual, un sitio apetecible.
Raciones y platos para compartir en la carta. En cuanto a vinos, pocas referencias pero acierto al escogerlas.
Bebimos el vino embotellado para el restaurante Adolfo Colección (del que no tengo más datos), bastante aceptable, y un mejor La Planta 2010 (D.O. Ribera del Duero), maduro y elegante.
Comimos:
-Brandada de bacalao (buena de verdad, pero no llegó ni de lejos al nivel de una experiencia anterior en este mismo sitio)
-Huevos rotos con setas (agradable y sabroso, pero mucho mejor unos huevos rotos con ciervo que llegaron luego, estos sí excepcionales)
-Risotto manchego (esperaba más)
-Montaditos de morcilla y miel (cortesía de la casa, exquisitos)
Con el buen café, y también a cuenta del establecimiento, llegaron unos dulces de cabello de ángel que, bueno, no estuvieron nada mal.
El personal fue muy amable y simpático. Una cena informal de un grupo de amigos requiere un servicio así. Se preocuparon de que lo pasáramos bien y así fue.
No pagué yo pero entiendo que el precio no superó los 25 €.
Muy gratas impresiones dejó este restaurante, por la comida y por el trato, era justo lo que buscábamos.
Platos clásicos con un toque de vanguardia, amabilidad y alegría, buenos ingredientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pol Carson Brut, cumplidor.

Un champán de precio comedido, vamos a ver: -Pol Carson Brut (Champagne A.O.C.), chardonnay, pinot noir y pinot meunier. Método champenoise. Color dorado pálido, burbuja fina. En nariz muy elegante, flores blancas, frutos secos, mantequilla... En boca, agradable. Correcta acidez, pastelería y fruta tropical. Retrogusto algo corto. Costó unos 12 € en un supermercado del grupo E. Leclerc (parece ser marca propia). Tengo que decir que su precio es muy adecuado para lo que ofrece. Obviamente no es uno de esos grandes champanes que te enamoran, pero esta botella puede competir con muchos vinos espumosos. Cumple con creces.

Goya XL Manzanilla reposada en rama

Vamos con manzanilla:
-Goya XL Manzanilla reposada en rama (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), monovarietal de palomino fino con crianza biológica bajo velo de flor durante 10 años mediante el sistema de soleras y criaderas en botas de roble americano. Embotellado sin filtrar.
Oro limpio y brillante.
En nariz es compleja, intensa y elegantemente punzante. Frutos secos, cereales, salinidad, cítricos y hierbas aromáticas.
En boca es sabrosa y cremosa. Delicadas notas salinas y lácticas. Volumen. Retrogusto muy largo y especialmente grato.
Costó unos 20 € (50 cl.).
Una auténtica barbaridad, una joya enológica. Sé que hay otras de su especie comparables, pero esta es magnífica.
Esa densidad, esa potencia en aromas y esa persistencia no se encuentran fácilmente.
Gloria.

Taruguín 2015

Otro vino muy particular:
-Taruguín 2015 (Vino de España, zona de Soria), coupage de tinto fino con un mínimo de albillo con nueve meses en barricas de roble francés.
Rojo picota de capa alta, ribete violáceo.
En nariz es peculiar, con gran presencia de frutos negros, pasas y pimentón.
En boca presenta volumen y frescura. Notas de fruta negra y tierra. Retrogusto medio.
Costó unos 15 €.
Lo dicho, muy diferente. Mucha más frescura de la esperada en un vino de esa zona y esa variedad, y notas bien interesantes.
Acertado.