domingo, 6 de mayo de 2012

Puerta 57, Madrid

Organizas un viaje para otros con fútbol de por medio y te dejan lo gastronómico pero, claro, intentas que disfruten. Ahí es donde aparece este restaurante, situado en el propio Santiago Bernabéu y con vistas al campo de juego.
El local es bonito, recuerda un sitio lujoso clásico, un barco ostentoso, un palacio... Me gustan otro tipo de decoraciones, pero la veo adecuada.
Se nos asignó una mesa frente al campo, un detalle que agradezco especialmente.
Mantelería de tela y copas correctas, gran sensación de comodidad.
En la carta predominan pescados y mariscos, cocina clásica. No hay menú.
La carta de vinos ofrece escogidas referencias entre las que predominan Riojas y Riberas y el corte clásico, los precios son algo más bajos de lo que esperaba. Bebimos un Pétalos 2009 (D.O. Bierzo), un vino que me encanta, mejor que otras añadas y al que, quizá, le falte un poco de botella, y un Contino 2006 (D.O. Rioja), que se ofrece como vino de la casa y es, obviamente, un valor seguro.
Entradas a compartir y principal y postre individuales, veamos:
-Almejas al natural (espectacular producto, inmenso placer)
-Calamares a la plancha (de nuevo gran producto y buen punto)
-Steak tartar (no se elabora a vista del cliente y solicitamos más picante tras probarlo, sabor intenso, muy agradable)
-Fritos de pixín (el rape era excelente y jugoso como pocos y el rebozado muy ligero)

-Tarantelo de atún rojo de almadraba (pues sí, producto excelso, sugiero cambiar guarnición y presentación, pero el punto era óptimo)
-Carbayón (postre típico ovetense hecho en casa, realmente bueno)
Tras esto, delicioso café acompañado de tejas y pasas (ambas indignas de este local) y unos chupitos cortesía de la casa.
El personal fue correcto, atento y esforzado. Quiero mencionar especialmente al camarero que nos sirvió casi toda la comida, un verdadero ejemplo de oficio y ganas de agradar (ojalá conociera su nombre).
El precio llegó a los 70 € por persona. Creo que dados sitio y calidad no está nada mal.
¿Y bien? Lo cierto es que incluso a los comensales menos avezados en estas lides les pareció bien, hasta barato. Eso podría no significar nada o significarlo todo, en este caso creo que es la segunda opción, fue un éxito.
Yo, que prefiero notas de autor, pero me apasiona un buen pescado fresco, disfruté y vi disfrutar a los míos, ¿qué más se puede pedir?
Entorno privilegiado, producto maravilloso y amabilidad se pagan a este precio, y a gusto, que ya es decir...





1 comentario:

  1. ¡Muchas gracias por vuestra opinión! No podríamos estar más orgullosos.

    Os invitamos a visitarnos siempre que queráis, y ¡Esperamos estar a la altura de unos aficionados y gourmets como vosotoros!

    Un Saludo.

    ResponderEliminar