viernes, 13 de julio de 2012

Casa Montero Club Náutico, L'Ampolla (Tarragona)

Estas cenas de pescado y marisco fresco son adictivas.
El local elegido fue un clásico de L'Ampolla, se podría decir que hay muchos de este tipo repartidos por España, pero cada uno tiene algo especial.
Terraza acristalada y cierta sensación de incomodidad.
Manteles de tela y copas mejorables.
Carta basada en producto del mar y arroces. En los vinos, lo esperado, producto local y pocas curiosidades. Elegí un Raig de raïm 2011 (D.O. Terra Alta), fresco y fácil de beber, nada memorable.
Cenamos:
-Tostaditas de anguila ahumada (a mi juicio le sobra el tomate, pero estaban de escándalo)
-Sepia a la plancha (muy agradable)
-Parrillada de pescado y marisco (todo a buen nivel, sobresalieron el San Pedro y el lenguado por punto y calidad)
Pobre oferta de postres y hartazgo hicieron que acabáramos este festín con un café indigno de un sitio así.
El servicio fue especialmente simpático.
La cuenta ascendió a los 35 € por persona.
Como yo soy de los que pienso que la felicidad debe estar cerca del pescado fresco, disfruté de la cena. Se ve que, además del buen producto, tratan de agradar y sorprender al cliente.
¿Creatividad? ¿Inquietud? De eso aquí no.
Habrá otros sitios similares, pero por aquí se puede parar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario