La rampa, Donostia (Gipuzkoa)

Escapada a Donosti, mucho habrá que contar por aquí...
Buscaba un sitio de pescados y me acabé decidiendo por éste, en el mismo muelle y al lado del recomendable acuario de la ciudad.
Mesa en la terraza, pequeña e incómoda.
Manteles de papel y copas mejorables.
La carta está basada en productos del mar, pura tradición. En cuanto a vinos, nada interesante. Bebimos Monopole 2011 (D.O.C. Rioja), fresco y aceptable.
Llega lo sólido:
-Gambas a la plancha (de Huelva, frescas, para quitarse el sombrero)
-Almejas a la marinera (excepcionales, si el pan hubiera sido mejor era para mojar un kilo)
-Kokotxas de merluza a la romana (¡sí!, este sabor era el que yo buscaba, un escándalo)
-Chipìrones de anzuelo a la plancha (estando buenísimos he de decir que esperaba un poco más, aun así tremendos)
-Tarta de chocolate (de una pastelería cercana, indigna de esta comida)
El café, malo. Un buen orujo nos alegró el final.
El personal fue amable, distendido y eficaz.
La cuenta ascendió a unos 45 € por persona.
Pues eso, lo que te imaginas. Magnífica materia prima y muy buen trato del pescado. No esperes ni detalles, ni postres, ni cafés, ni creatividad, ni decoración, ni guarniciones...
A lo que se viene es a comer pescado y marisco de calidad máxima y eso sí que lo encuentras. Además, los precios no son del todo prohibitivos.
¡Cómo me gusta el pescado fresco!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Una pastelería en Tokio