domingo, 28 de octubre de 2012

1940, Andorra la Vella (Andorra)

Día de compras en ese maravilloso país que es Andorra. Toca menú del día pues.
Me decidí por este restaurante por su ubicación y porque me transmitía buenas sensaciones.
Sala clásica, espaciosa.
Manteles de tela y copas mediocres.
Menú de 13'75 € con varias opciones y sin bebidas. Para beber Sitial 2011 (D.O. Ribera del Duero), nada interesante.
Comí:
-Risotto de setas y parmesano (faltaba algo de grasa, pero correcto)
-Carpaccio de buey con mostaza (no estaba mal, pero el barroquismo de la presentación con aceitunas negras y tomates cherry rompía el hechizo)
-Selección de quesos (alguno bueno, otros sería mejor no ponerlos)
El café, bueno.
El personal fue amable, especialmente un camarero joven.
La cuenta final fue de unos 17 €.
"Quiero y no puedo", sitio agradable y alguna buena idea, pero falta de criterio.
Seguro que se pueden comer aquí buenos platos, pero esperaba otra cosa. No todo suma, eso aquí no lo saben.
Estamos hablando de un menú del día, tampoco pido excelencia, pero sí un poco más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario