domingo, 21 de octubre de 2012

Viavélez, Madrid

Muchos grandes restaurantes han creado menús de precio comedido para adaptarse a los tiempos, también éste.
Tenía ganas de venir por aquí.
Se accede a la sala bajando escalera tras atravesar la taberna. Me encanta.
Mesa algo pequeña, mantelería de tela y buenas copas.
Como decía, elijo el menú de 28 € sin bebidas. Para beber se me ofrecen unas copas generosas de Mencía Luna beberide 2009 (D.O. Bierzo), un vino sabroso y muy agradable.
Comí:
-Gazpacho (rico, buen aperitivo)

-Garbanzos con bacalao (guiso clásico bien ejecutado)
-Lasaña de verduras (muy fresca y sorprendente, un plato de los que te recuerdan que estás en un sitio donde se hacen bien las cosas)
-Chipirones encebollados (venga, aquí sí, saquen bombo y platillos, esto es un escándalo, una de esas creaciones en las que todo son aciertos, increíble)
-Vainilla, café, ron y plátano (buen postre, varias técnicas)
El café también estuvo a la altura.
Algo menos de 35 € indicaba la factura, creo que está bien.
Paco Ron es un gran cocinero y este menú lo demuestra. Producto, técnica y talento para una comida que combina imaginación y corrección.
Agradezco mucho estos esfuerzos, la alta gastronomía merece ser disfrutada por todos.
No me importaría comer aquí muchos días...

No hay comentarios:

Publicar un comentario