jueves, 28 de febrero de 2013

¡Un gin tonic!

Creo que ya bebía gin tonic antes de que se pusieran de moda. Un amigo más mayor que yo me pegó la afición, entonces me parecía una bebida más madura, más seria. Los primeros no me apasionaron, pero de repente pasó a ser mi primera elección.
Desde entonces he probado muchas combinaciones. Ginebras más o menos secas, más o menos caras y hasta de algún color... Tónicas más o menos tradicionales, dulzonas o más amargas... Locales donde casi hace falta cuchillo y tenedor para tomarlo, otros más tradicionales, otro que tienen carta, otros que cobran más el sitio que la copa, de todo un poco...
A la hora de elegir me quedo con Schweppes, la de toda la vida, Fever-tree o Fentimans y con alguna buena London gin. Es difícil hablar de marcas del destilado pero me suelo decantar por Bulldog, Seagram's, Hendrick's, Mombasa o la más habitual y menor Bombay Sapphire. Me encanta probar marcas diferentes y ahora es más fácil, muchos bares disponen de varias.
En el Dry Martini de Javier de las Muelas probé uno espectacular, su foto ilustra esta entrada, Plymouth Gin con Schweppes y una rodajita de lima. Quizá el mejor que he tomado, quizá era el momento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario