lunes, 1 de abril de 2013

Michel Sarran, Toulouse (Francia)

Algunos de los grandes restaurantes franceses tienen una maravillosa costumbre, tener un menú del día de altísimo nivel a un precio tolerable, y Michel Sarran también la tiene. ¡A ver qué nos ofrece!
Local pequeño, coqueto y con una decoración actual y colorista. Detalles muy cuidados.
Mantelería de hilo, buenas copas y hasta esos "reposacubiertos" que me encantan. ¡Qué mesas!
Se ofrecen carta y varios menús. El Capitole cuesta 49 € e incluye vino y café. Los caldos fueron un blanco, Domaine de Laballe "Sables Fauves" 2012 (IGP Terroir Landais), muy expresivo e interesante, y un tinto, Domaine Elian Da Ros "Le vin est una fête" 2011 (AOC Còtes de Marmandais) , complejo y exquisito. Ambos maravillosos y servidos generosamente.
Llega lo sólido:
-Aperitivo (frutos secos especiados, crema de foie gras y macadamias con wasabi, todo delicioso)
-Amuse-bouche (cassoulet en espuma, croqueta de gambas al ajillo y quiche lorraine en canutillo, divertidas y acertadas propuestas, tanto que no pude esperar a hacer la foto)
-Ensalada de buñuelos de bacalao y gambas marinadas (mejor los buñuelos, muy delicados, que las gambas, con una textura algo correosa)
-Pastela de foie gras con olivas negras, ecrassé de patata (un gran pedazo de un foie gras espectacular coronaba el plato, el puré y las especias marroquíes lo culminaban, inolvidable, ¡una pasada!)
-Selección de quesos de Xavier (brutales, quizá destacaba el Comté, pero todos dignos del famoso afinador)
-Petit fours (esto sí que se puede llamar así, un despliegue de capacidad y sabor, me quedo con el macaron de café)
El pan también es muy destacable, especialmente el de bacon, un escándalo.
El café de Bacquié, tienda muy recomendable, estupendo.
Mención aparte merece el personal, amable, cortés y extremadamente correcto. Vayan para ellos todos mis elogios.
Todo esto y en ese entorno por 49 €, imbatible.
Michel Sarran se paseaba por las mesas mientras yo comía ese plato de foie gras y pensaba en lo que se puede conseguir experimentar en un menú así. Aplaudo que cocineros de este prestigio y renombre se acerquen a más gente, que demuestren que es posible ir a un "biestrellado" sin pagar tanto, que democraticen la alta cocina.
Toques de clasicismo y toques de creatividad en una pincelada de lo que este chef puede ofrecer, pero que, sin duda, también habla de sí mismo, de la ciudad y del concepto que tiene la sociedad francesa de la gastronomía.
Por servicio, por producto, por atenciones y por cocina, por todo, merece la pena conocerlo. ¡Aprovechad el menú si vais a Toulouse!

No hay comentarios:

Publicar un comentario