domingo, 5 de mayo de 2013

Pédussaut, Saint Gaudens (Francia)

Domingo en carretera, restaurantes apetecibles llenos y hora de la comida. Acabamos parando en este sitio a ver qué se cocía por allí.
Sala clásica, en madera, no es mi escenario favorito.
Feo mantel rojo, pésimas copas.
Al ser festivo se ofrecen dos menús como opciones (26 y 31 €) Nos decantamos por el que incluye pato.
Para beber, una copa de Mas des Combes 2011 (Gaillac A.O.C.) que no aprobó.
Allá vamos:
-Kir (nada interesante)
-Ensalada divertida con foie gras (mollejas, magret ahumado casero y foie gras en una ensalada conseguida)
-Magret de pato entero (hubiera podido ser la redención del restaurante pero no, una carne pasadísima de punto, dura y sin gracia, ¡qué pena!)
-Nougat helado con chocolate (acertado, buen postre)
El café tampoco mereció la pena.
El servicio fue lento y poco entrenado.
Más de 35 € por persona, demasiado.
No es que esperara mucho de esta casa de comidas, pero sí comida correcta, buenos productos y buenos puntos. Lentitud y un mal uso de los fogones fue lo que encontramos, ya casi he olvidado las cosas buenas.
Todo se perdió en el fuego...

No hay comentarios:

Publicar un comentario