Vatel

Reconozco que es una buena película y un lugar común al hablar de la unión entre gastronomía y cine, pero no me emocionó, lo siento...
Ambientación conseguida, maravillosa banda sonora del gran Morricone y alguna buena actuación, hasta aquí lo bueno. Del lado negativo contaremos lo poco interesante de la historia, lo tedioso de las suntuosas cenas y algún que otro gran actor que no da lo mejor de sí.
François Vatel, maestro de ceremonias y cocinero, es una de esas figuras históricas de la gastronomía. Creador de la crema chantilly y gran innovador, dicen de él que se suicidó al no llegar a tiempo el cargamento de pescado solicitado para uno de sus banquetes (hecho, por cierto, que en la película se modifica para hacerlo más romántico).
Con los platos pasa a menudo, la buena técnica no garantiza la emoción. Lo mismo me ha pasado con "Vatel" y, peor todavía, la materia prima prometía...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Kirei Las Cortes, Madrid