miércoles, 4 de diciembre de 2013

Miami Gastro, Ciudad Real

La idea era cena informal y esta opción parecía insuperable. Veamos.
Local actual, parte de abajo bulliciosa con barra y mesas altas, arriba mesas bien vestidas y mucha más paz. Cenamos arriba, muy cómodos.
Mantelería de tela y copas correctas.
La carta ofrece muchas propuestas pequeñas y sugerentes. Pedirías sin parar. En cuanto a vinos carta corta y curiosa a buenos precios. Opté por un Pinuaga La senda 2010 (V. T. Castilla) que me gustó, la elegancia del merlot protagonizaba el trago.
Llegan las sorpresas:
-Tosta de magret de pato y pera (delicia del día a día, realmente bueno)
-Pan de cristal con cecina, tomate y aceite (fantástica cecina, merece la pena probarla)
-Vieira asada a la parrilla con puré de patatas y aceite de pimentón (uno de esos platos que no ofrecen dudas, éxito seguro, muy bien ejecutado)
-Nuestra ya famosa flor de calabacín en tempura, rellena de queso de cabra y hierbas frescas (el plato que se debe pedir, como ellos mismos anuncian, ligera y muy sabrosa, acierto)
-Hamburguesa gourmet de buey, gorgonzola y rúcula (pan muy etéreo y muy buena carne, pequeñita y conseguida)
-Hamburguesa de cangrejo de caparazón blando (bocado terriblemente suculento, para comerte decenas)
-Tarta de queso NYC (correcta)
Para acabar, un buen café.
Destacaré a la camarera, capaz por sí sola de mantener la sonrisa y servir a toda la sala de arriba. Gran profesional, pero merece un poco de ayuda.
No guardo la cuenta, creo recordar unos 25 € por persona. Muy adecuado.
Es este uno de esos sitios que te dejan muy grata sensación. Imaginación, buen gusto y técnica. Salí encantado.
No soy un gran conocedor del panorama gastronómico local pero dudo de que exista una oferta equiparable en cuanto a creatividad e informalidad.
Yo cenaría ahí tantos días...

No hay comentarios:

Publicar un comentario