domingo, 23 de marzo de 2014

Banzai, Madrid

Hoy toca japo.
Banzai tiene dos locales en Madrid (la experiencia es en el de Espíritu Santo, en Malasaña). Se antoja como una buena opción dentro de la cocina de ese país, precio medio y buen nivel. Allá voy.
Local actual, algo incómodo.
Mantel individual de papel, útiles orientales.
Se ofrece cocina japonesa con algún mínimo toque de fusión y/o creatividad.
No bebí vino, me decanté por cerveza, esta vez la siempre interesante Sapporo.
Llega la cena:
-Aperitivo (un correcto roll)
-Tempura tigre (media ración, ya un clásico, tempura de dados de langostino con salsa cremosa, delicioso)
-Nigiri de lomo de buey con crujiente de ajo (esperaba una carne con más sabor, agradable)
-Temaki de anguila y aguacate (uno de esos básicos que no suele fallar, muy bueno)
-Nigiri de toro (temía decepcionarme pero no, un absoluto espectáculo, ¡qué textura!)
El café final no estuvo a la altura.
La cuenta ascendió a 37 €, solo creo que las cervezas no se deberían cobrar a 4 €, el resto lo veo adecuado.
En fin, un buen japonés. Falta algún detalle, claro, pero eso vale dinero.
La comida japonesa es una de mis grandes debilidades y este restaurante sació mis ganas, eso es buena señal. 
La vida es lo que ocurre entre nigiri de toro y nigiri de toro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario