domingo, 9 de noviembre de 2014

Carlos y la segunda temporada de Top Chef

Ya dije que Top Chef me gustaba pese a los evidentes peajes, ¿cómo no iba a hacerlo?
La pérdida de Ángel León fue un duro golpe, pero Yayo Daporta, cuya cocina conocí en 2010, intenta llenar el hueco del gaditano. Buen fichaje.
Tengo la sensación de que en esta edición se están yendo a casa grandes cocineros y de que, en ocasiones, se quedan otros peores. Cosas de cupos, supongo. Peajes al fin y al cabo.
Confieso que Carlos Medina es mi favorito. Con sus excesos, con sus errores y con su ego desmedido, con todo... Le faltan conocimientos, como a todos, y necesita pulir su cocina, como todos también. Además es un filón televisivo, un tipo que no se calla y que ejerce de antihéroe sin dudarlo un segundo. A mí me gustan los cocineros valientes, los que asumen riesgos, por eso creo que es candidato al triunfo final. Eso sí, dudo mucho que eso ocurra, ¿en la televisión de masas puede un antihéroe ganar al héroe?
También aplaudo que muestren al gran público ingredientes como anguilas, cabezas de atún, lubinas de estero... Bueno para todos.
Eso sí, por favor, la hora del final de la emisión es equivocada. Muchas personas se pierden lo más interesante de cada semana, imagino... ¿Dos días de emisión?

2 comentarios:

  1. Todo lo que dices es muy acertado! Y lo de la hora es horroroso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si sirve de algo... ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar