jueves, 26 de marzo de 2015

Lambuzo, Madrid

Tenía curiosidad por conocer este restaurante de cocina andaluza. Allá vamos pues. Opté por el establecimiento del centro.
Bonito espacio, decoración actual. Lleno en un sábado noche.
Mesas desnudas y copas mejorables.
Aquí manda la buena tradición del sur y la fritura. Vamos pues. En cuanto a vinos había poco interesante, un punto a mejorar, y quise probar un tan sevillano como intrascendente Marqués de Eliche.
Cenamos:
-Aperitivo (me gustó la zanahoria con aires morunos)
-Langostinos de Sanlúcar (placer absoluto, uno de los grandes productos de este país)
-Croquetas (de gambas al ajillo y de tortilla de camarones, bastante más jugosas y sabrosas las primeras)

-Lambuceo marinero (fritura variada, el plato que me lleva de viaje a las playas gaditanas, fantástico todo, destacaría el choco y el salmonete)
-Atún rojo a la plancha (producto correcto sin más, muy buen punto y guarnición inadecuada, quizá este restaurante necesita mejor túnido)
-Tarta de queso (la casa tiene fama en postres y realmente esta tarta era deliciosa)
No tomamos café, había que liberar pronto la mesa.
El chico que nos atendió fue ejemplo de amabilidad y profesionalidad. No obstante, un local tan abarrotado hace que el personal ande desbordado.
La cuenta ascendió a unos 25 € por persona.
La sensación final fue buena, comprendo que el local esté de moda (lo cual no es garantía de comer bien, pero sí esta vez). La cocina maneja bien los puntos especialmente en las frituras,ese parece el camino a seguir.
Más productos como esos langostinos aportarían interés, lo que no tengo tan claro es que trajeran más clientes.
Me alegro de que les vaya bien. Trataré de volver...



No hay comentarios:

Publicar un comentario