martes, 1 de marzo de 2016

Barra Atlántica, Madrid

Quizá sea el restaurante del momento en la capital y tiene el aval de la gente de Abastos 2.0 (que visité y disfruté hace más de cinco años) , había que conocerlo.
Decoración actual, blancos, negros y madera. Agradable e informal.
El menú Dame dComer (25€) es el único que permite reserva y esta se sitúa en una mesa única para doce comensales.
La mesa está desnuda y las servilletas son de usar y tirar (pero aceptables). Copas adecuadas. El espacio es muy limitado y oscuro, demasiado incómodo para compartir los platos.
El formato es bien curioso, viene a ser una marisquería de autor, o 2.0 que se adecua más al concepto, basado en pescado y marisco gallego de la mayor calidad y que cambia cada día. Además del menú se pueden añadir puñados de los mariscos del día (10 €) y otras raciones saladas, carne incluida, y dulces. En cuanto a vinos se ofrecen unas pocas referencias, todas a 20 € la botella y 3 € la copa, de vinos gallegos. Opté por una botella de Fiestra 2015 (D.O. Rías Baixas) que me gustó mucho y una copa de Memoria de Ventura 2014 (D.O. Valdeorras) que me dijo algo menos.
Cenamos (pido disculpas por alguna de las fotos):
-Moluscada (mejillones con guacamole y cebolla encurtida, navajas con su gel y berberechos con lima, absolutamente maravillosos producto y técnicas, los mejores moluscos que he probado)
-Puñado de percebes (únicamente cocidos en agua de mar, excepcionales, para quitarse el sombrero)
-PeixesNus (especie de ceviche o tiradito de pargo, algo anodino)
-Empanada (tortos de maíz fritos en cuyo interior había sargo y verduras, difícil de comer pero exquisito, gran puesta al día del clásico)
-Peixe(do)Dia (ese día merluza frita con olivada, pulpo de tierra y alcachofa, espectacular rebozado de un pescado inconmensurable, merece todos mis elogios)
-Mazas 2.0 (manzanas al vacío con lima y canela, mantienen la textura e incorporan el sabor, otro éxito rotundo)
El café, correcto.
El personal, el propio Iago Pazos y Arnaud Keres, son un ejemplo de trato y capacidad.
Pagamos muy a gusto 38,50 € por persona.
Se ha dicho siempre que el mejor puerto de mar está en Madrid y razón no faltaba, pero este restaurante eleva sobremanera el nivel de lo marino en la capital. El producto que se encuentra aquí y a este precio es complicado de conseguir.
La buena mano en cocina redondea el resultado final, vanguardia y tradición unidos para llegar a las cotas más altas.
El éxito era predecible, pero los mejores augurios se van a quedar cortos. Y yo me alegro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario