viernes, 17 de junio de 2016

Burnt


Los platos que se ven son alta cocina, la película de mala quinta gama. Y no lo entiendo, había una historia, pero no se desarrolla.
Como en algunos malos restaurantes se dedican a poner buenos ingredientes en el plato sin orden ni concierto. Aquí son actores, algunos muy buenos, pero sin personaje. Especialmente los femeninos (Sienna Miller y Alicia Vikander lo mejoran todo) están desperdiciados por completo.
Gusta ver el trabajo en una cocina de alto nivel, gusta ver la presión y gusta ver el lado humano, ¿por qué no profundizar?
La fotografía se salva.
John Wells fracasa, el solomillo se ha pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario