viernes, 2 de septiembre de 2016

Ulía, Benidorm (Alicante)

No guardo un gran recuerdo de otra visita pero vuelven a recomendármelo. Allá vamos.
Restaurante tradicional de playa. Algo descuidado.
Mesas demasiado juntas, manteles y servilletas de tela y copas mediocres.
Carta extensa en la que predominan pescados y arroces. En lo enológico se ofrecen pocas referencias, incluida alguna interesante, a precios sensatos. Nos quedamos con un equilibrado Enrique Mendoza Chardonnay 2015 (D.O. Alicante).
Llega la comida:
-Quisquillas (fantásticas, gran producto)
-Sepionets a la plancha (muy agradables)
-Arroz Senyoret (muy plano de sabor, mucho peor de lo que cabría esperar)
-Biscuit glacé (simplemente inadmisible)
Un café para olvidar y unos orujos, cortesía de la casa, cerraron la comida.
El personal es atento.
Pagamos 38 € por persona, no está mal.
Lo esperado, buenos productos pero muchas cosas que mejorar en cocina y criterio. La sensación más habitual tras comer en estos establecimientos es esa, aquí también. ¿Todo esto sigue funcionando? Al menos no es tan caro como otros.
Mal de muchos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario