jueves, 22 de junio de 2017

La llotja, L'Ametlla de mar (Tarragona)

Visitar (y comer en) el Delta del Ebro es siempre apetecible...
Esta vez la idea es un restaurante creativo pero que utiliza como base el mejor producto marino.
Escogimos comer en la terraza, aunque hacía algo de calor.
Mesas demasiado próximas entre sí pero muy bien vestidas. Copas mejorables.
Se ofrece una carta corta y muy interesante El atún de Balfegó, como no podría ser de otra manera, aparece en un lugar destacado de la misma. En lo enológico, pocas referencias a precios correctos. Escogí un Cent x cent 2015 (D.O. Terra Alta), que me satisfizo ampliamente.
Comimos:
-Bloody mary con mejillón (agradable comienzo)
-Bacalao con romesco (correcto)
-Buñuelos de bacalao (deliciosos, muy aéreos y sabrosos)
-Ventresca de atún rojo con tomate (un producto de otra galaxia crudo y aliñado, invencible)
Solicité alguna modificación en el plato y no pudo ser. Lo entiendo, pero...
Esos trozos de lima seca no son de recibo, por cierto.
-Espardeñas, papada ibérica y pistacho (un espectáculo difícil de relatar, sublime materia prima y mucho criterio en cocina, uno de los platos del año)
-Lomo de atún, puerro confitado y romesco (se tuvo la deferencia de emplatar la ración en dos mitades, de nuevo la excelencia, ¡qué diferencia entre este atún y otros!)
-Coulant de chocolate con helado de coco (bien hecho)
El café debería estar a la altura de la comida.
El personal se mostró amable.
Pagamos 70 € por persona. Son precios severos, pero estos productos...
Un sitio adecuado para probar grandes platos del mar y de la mente del chef, sin duda. Se ve muy buena mano, y eso me encanta. Eso sí, esos precios requieren más y mejores detalles.
Ese salto sería el definitivo.
Estos platos merecen el viaje...

No hay comentarios:

Publicar un comentario