Ir al contenido principal

Las Torres, Huesca

Un día especial, momentos que celebrar y la mejor compañía requieren un marco digno, ¿no? El elegido fue este restaurante oscense y claro, uno tiene ganas de disfrutar.
El local, tras la puerta señorial, es bonito aunque algo deslavazado. Unos biombos (que a mi pareja le encantaron) separan los espacios. Mesas quizá demasiado juntas y bien preparadas.
Se ofrece cocina de producto, de la zona y toques creativos. Existe, además de la carta, un menú degustación a 59'40 €, por el que optamos.
En la parte líquida, carta de vinos no muy larga y centrada en vinos aragoneses y de regiones limítrofes a precios contenidos. Escogí un vino del que no disponían, motivo por el cual ofrecieron otro al mismo precio, Señorío de Andión 2001 (D.O. Navarra), y acertaron, estuvo a la altura de los acontecimientos, muy redondo. Con los postres me acompañó un Disznòkò Tokaji Aszù 5 Puttonyos 2001 (Tokaj-hegyalja, Hungría), un absoluto espectáculo.
Sin más preámbulos, vayamos con los manjares:
-Aperitivos (mojito, changurro, brandada de bacalao y una esfera de anchoa, algas y wasabi, algo anodinos los dos primeros y exquisitos los segundos, les acompañaban panes muy conseguidos)
-Ensaladilla (buenas texturas, verduras crudas o al dente, atún marinado y mayonesa en espuma, un acierto)
-Cigalas a la sal (buen producto, uno de esos placeres de la vida)
-Rabo de cerdo con cocochas y salsa de pimentón (un plato de otra galaxia, inconmensurable, no será fácil de superar)

-Cardo con foie y salsa de mostaza (el plato original lleva alcachofas, modificadas tras nuestra petición, combinación de alto nivel)
-Merluza con bombón de verduras y alcaparrón de Ballobar (bueno sin emocionar)
-Solomillo de ternera y costilla de ciervo con puré de manzana (no entiendo que se sirvan juntas pero ambas carnes de calidad, el puré delicioso)
-Lácteos aragoneses (preparaciones con varios quesos, pero lo sublime es la sopa de zanahoria, gran prepostre)
-Chocolate con buñuelos (bueno, pero me gustaría más de desayuno que de postre)
Unos cuidados petit-fours y unos buenos cafés culminaron la cena.
El servicio fue correcto y amable, intentando que estuviéramos bien en todo momento.
La cuenta ascendió a los 78 € por persona y sí, eso es mucho, pero me lo pasé muy bien. Así funciona esto.
Digamos que en este menú hay casi de todo, producto excelso, creatividad, bonitas presentaciones, alguna sombra y digna puesta en escena. Es un sitio para bolsillos despreocupados o para homenajes premeditados.
Suelo medir los restaurantes por nivel de disfrute y aquí fue alto. Costó su precio, es cierto, pero los detalles y el saber hacer se pagan en todos los ámbitos, también en éste que nos ocupa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pol Carson Brut, cumplidor.

Un champán de precio comedido, vamos a ver: -Pol Carson Brut (Champagne A.O.C.), chardonnay, pinot noir y pinot meunier. Método champenoise. Color dorado pálido, burbuja fina. En nariz muy elegante, flores blancas, frutos secos, mantequilla... En boca, agradable. Correcta acidez, pastelería y fruta tropical. Retrogusto algo corto. Costó unos 12 € en un supermercado del grupo E. Leclerc (parece ser marca propia). Tengo que decir que su precio es muy adecuado para lo que ofrece. Obviamente no es uno de esos grandes champanes que te enamoran, pero esta botella puede competir con muchos vinos espumosos. Cumple con creces.

Goya XL Manzanilla reposada en rama

Vamos con manzanilla:
-Goya XL Manzanilla reposada en rama (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), monovarietal de palomino fino con crianza biológica bajo velo de flor durante 10 años mediante el sistema de soleras y criaderas en botas de roble americano. Embotellado sin filtrar.
Oro limpio y brillante.
En nariz es compleja, intensa y elegantemente punzante. Frutos secos, cereales, salinidad, cítricos y hierbas aromáticas.
En boca es sabrosa y cremosa. Delicadas notas salinas y lácticas. Volumen. Retrogusto muy largo y especialmente grato.
Costó unos 20 € (50 cl.).
Una auténtica barbaridad, una joya enológica. Sé que hay otras de su especie comparables, pero esta es magnífica.
Esa densidad, esa potencia en aromas y esa persistencia no se encuentran fácilmente.
Gloria.

Taruguín 2015

Otro vino muy particular:
-Taruguín 2015 (Vino de España, zona de Soria), coupage de tinto fino con un mínimo de albillo con nueve meses en barricas de roble francés.
Rojo picota de capa alta, ribete violáceo.
En nariz es peculiar, con gran presencia de frutos negros, pasas y pimentón.
En boca presenta volumen y frescura. Notas de fruta negra y tierra. Retrogusto medio.
Costó unos 15 €.
Lo dicho, muy diferente. Mucha más frescura de la esperada en un vino de esa zona y esa variedad, y notas bien interesantes.
Acertado.