sábado, 13 de abril de 2013

Le Parc Franck Putelat, Carcassonne (Francia)

La bella Carcassonne bien merece una visita por lo menos, si se puede comer en ella todavía puede ser más satisfactoria esa estancia.
Escogí este restaurante por su fama y prestigio y por su menú del día, ¡cuánto agradezco que exista!
Al pie de la muralla y en una especie de chalé con jardín, la sala es diáfana, muy actual y extremadamente acogedora. De esos sitios donde te sientes bien, especialmente bien.
Mesas perfectas y copas muy adecuadas.
Ofrece varios menús, pero la idea era comer a buen precio, el menú à faire cuesta 35 € incluyendo una copa de un correcto vino blanco, Domaine Bousquet 2012 (IGP Cité de Carcassonne). La carta de vinos tenía precios muy severos. Como agua con gas Cryo, el futuro, sostenible y de altísima calidad.
Llega la comida:
-Aperitivo (espectacular, bizcocho de salchichón ibérico y queso comté, macaron de foie gras, patata con pimentón y trucha y croqueta de pescado, ¡tremendos!)
-Mantequilla y sal (placer terrenal acompañando a un muy buen pan)
-Tartine de verduras y charcutería ibérica, crema de alcachofas al aceite de oliva (de una cocina de este nivel espero otras cosas, pero estaba bueno)
-Mi hamburguesa con gambas, "pomme pont neuf", cremoso de mascarpone y mostaza (deliciosa hamburguesa y patatas inconmensurables, pero lo mejor era esa crema maravillosa, un plato que muestra el camino, la excelencia en el día a día)
-Macaron de cítricos y chocolate blanco, sorbete tutti frutti (tan bueno como parece, o más, un postre que derrocha criterio y técnica, será muy recordado)
-Petit fours (todos agradables, especialmente el macaron de violeta y caramelo salado)
El café, exquisito, no hay muchos así.
El personal, a buen nivel, tuvo un error con el vino, pero no deja de ser anecdótico.
Pagamos 38 € por persona, solo el agua se facturó aparte.
Me lo imaginaba todavía mejor, es un "biestrellado", pero disfruté de un gran menú. Vuelvo a decir que estas iniciativas son fabulosas, me encanta el concepto.
Sala de otra galaxia y gran mano en la cocina, evidentes armas de este restaurante. El reputado cocinero, con un Bocuse de plata y muchas otras distinciones, demuestra su fama hasta en este menú, ¿qué más se puede pedir?
La alta cocina puede tener muchas formas, esta fórmula es únicamente otra más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario