Tapeo en Huesca

Visito Huesca con cierta frecuencia y lo tengo claro, es una ciudad muy viva en lo gastronómico. La calle Padre Huesca y su entorno son, probablemente, lo más interesante en cuanto a tapas.
La primera parada fue en el Comomelocomo y parece que hacen bien las cosas.
El chipirón relleno de cigala con crema de espinacas vale mucho la pena, pequeñito pero muy agradable. Los huevos rotos con foie, generosos y sabrosos.
Y de ahí al Hervi, un clásico.
Aquí suele mandar el marisco y el pescado fresco. Hay de casi todo, eso sí.
Optamos por longaniza y chipirones. Ambos a muy buen nivel.
De beber, buen vino D.O. Somontano.
Esta animada cena costó algo menos de 20 € por persona, muy adecuado.
Tampoco es que esto sea una muestra representativa del tapeo en esa ciudad, pero bueno, es una opción...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Kirei Las Cortes, Madrid