domingo, 23 de febrero de 2014

Tatau Bistró, Huesca

Ya se ha dicho en este blog que Huesca es muy interesante en lo que a tapeo se refiere. Me cuentan que el bar de moda en la ciudad es el que hoy nos ocupa. Veamos.
Sábado noche, mucha gente y un pequeño hueco en la barra esperándonos. Todo con buena pinta, gran pizarra de opciones y buen rollo. Los tatuajes y la estética pin-up son el emblema de la casa. Me gusta. Dentro hay un pequeño reservado en el que poder sentarse, fuera barra y mesas altas.
También los vinos se ofrecen en la pizarra, pocos y sugerentes, pero desde aquí les animo a profundizar en ese apartado. Probé Hacienda López de Haro Crianza 2010 (D.O.C. Rioja), un vino que siempre me gusta, Lu&Be 2010 (D.O. Ribera del Duero), intrascendente, y Xestal 2007 (D.O. Bierzo), buen embajador de la mencía.
Vamos con la comida:
-Foie, manzana y queso de cabra (buen foie, agradable combinación)
-Steak tartare (correcto, quizá algo falto de alegría)
-Mollejas de ternera con patata y jamón (si no fuera por un pequeño exceso de sal hubieran alcanzado la excelencia)
-Bravas (un poco aceitosas pero muy recomendables)
-Vieira XL (las vieiras estaban deliciosas, el sofrito sublime, platazo)
-Pulpo con papada y sobrasada (la combinación menos lograda de las probadas, pese a eso estaba bueno)
El café no pasará a mi particular historia.
La cuenta ascendió a 20 € por persona. Comimos bastante, el precio es muy adecuado.
Salí con muy buena sensación, muy buena. No es que comiera nada increíble, pero disfruté cada plato y el concepto general.
Es muy placentero encontrar este tipo de barras en cada vez más ciudades. Creatividad, ganas y sonrisas, acierto seguro. Ya es una propuesta interesante, pero intuyo una afortunada progresión.
Volveré...

No hay comentarios:

Publicar un comentario