Panda by Hattori Hanzō, Madrid

Ya visité el restaurante, aunque veo que ha cambiado carta y ambición, pero ahora además se convierte en tetería y pastelería japonesas por las tardes. Me apetecía conocer la propuesta.
Probé un té sencha superior, aromático e interesante, y hanami dango, tres mochis rellenos de frambuesa, judía roja y té respectivamente. Lo cierto es que el dulce estaba bueno dentro de su autenticidad.
Quizá el precio, unos 7 € por esta merienda, es lo menos admirable.
Aplaudo la idea y el resultado, no hay nada como estos pequeños viajes...
En fin, que me parece un buen sitio para charlas de tarde en el centro de Madrid.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Una pastelería en Tokio