Gran clavel, Madrid

El local de mi añorado Al trapo está ocupado ahora por un establecimiento que incluye varios formatos. Me apetecía ver la vermutería.
Probé la tapa de ensaladilla rusa y me encantó. Buena tarjeta de presentación.
Para beber preferí una manzanilla Maruja (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda) pero su carta de vermús es interesante.
Pagué unos 7 €. Precios de zona turística especialmente en la bebida.
Me gustó aunque se podrían cuidar más algunos detalles como servicio, presentación de comandas...
Sitio correcto en el centro. Y que, además, intuyo que mejorará.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Una pastelería en Tokio