jueves, 29 de septiembre de 2011

Jágaro, Mahón (Islas Baleares)

En Menorca abundan los restaurantes de producto, y éste que nos ocupa lo es, casi un templo del pescado y el marisco fresco.
La decoración y el mobiliario son de otra época, lo mismo se puede aplicar a sus manteles de cuadros, indescriptibles.



La terraza en la que nos sentamos da al puerto, pero no a su parte más bonita precisamente.

Mesas con esos horribles manteles y copas aceptables.

La carta ofrece platos de cocina marinera, algunos de ellos muy personales. En lo enológico, lo imaginable, vinos locales y de grandes distribuidores. Me quedé con El perro verde 2010 (D.O. Rueda), un vino con carácter y expresividad, muy placentero.

Cenamos:

-Escurpiñas (media ración, crudas y con limón, nunca las había probado, simplemente bien)


-Espardeñas (media ración, rebozadas y fritas, excelentes, pero las prefiero a la plancha)
-Raya frita (técnica impecable y textura sorprendente, acompañada de unas patatas fritas que no olvidaré y de huevo frito, un plato notable)
-Navajas (buen producto, sabrosas)

-Biscuit con chocolate caliente (inesperado buen postre)


La cuenta llegó hasta los 45 € por persona.


El servicio es manifiestamente mejorable.


Si uno consigue olvidarse de la decoración ochentera, de las mantelerías de restaurante infame y de las tristes ensaladas como guarnición, podrá apreciar cocina de producto con toques de personalidad.


Pescados y mariscos frescos de calidad y buena mano son las armas del local. Urgen algunas revisiones y algunos cambios, pero se da bien de comer.

lunes, 26 de septiembre de 2011

IVA en restaurantes

No me gusta que en las cartas de los restaurantes no se incluya el IVA, además es una evidente irregularidad. La ley 44/2006 dice así:
"Las condiciones esenciales del contrato, en particular sobre sus condiciones jurídicas y económicas y la información sobre el precio completo,incluidos los impuestos, o presupuesto, en su caso. En toda información al consumidor sobre el precio de los bienes o servicios, incluida la publicidad, se informará del precio final completo, desglosando,en su caso, el importe de los incrementos o descuentos que sean de aplicación, de los gastos que se repercutan al consumidor y usuario y de los gastos adicionales por servicios accesorios, financiación u otras condiciones de pago similares."
Me parece un detalle feo, que deja en mal lugar al restaurador y que hace perder categoría al local, nada más y nada menos.
Así pues, déjense de engaños y de picaresca, cumplan la ley e infórmennos.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Es molí de foc, Sant Climent (Islas Baleares)

Seguimos con la maravillosa isla de Menorca, la visita de ese día era un restaurante de esos a los que les tengo ganas, arroces y sorpresas, veamos.
Está en el pueblo de Sant Climent, a 3 km. de Maó, y no es fácil de encontrar.

A pie de calle y en lo que debió ser una vieja casa se abre una sala bonita, con decoración tradicional y cuadros de artistas locales. Mesas bien preparadas, copas pésimas y calor.

La carta ofrece cocina tradicional renovada y arroces, especialidad de la casa. En lo enológico, carta variada y nutrida, con mucha referencia balear y canaria. Me quedé con un Iamontanum Viogner 2010 (V.T. Illa de Menorca), vino de novísima creación y que me pareció digno de elogio. Antes de eso, probé la excelente cerveza que se elabora en la casa de manera artesanal, Grahame Pearce. Una pena no haberme podido llevar alguna botella pues sólo había de barril.

Vayamos con los platos:

-Chipirones con habitas, ajos tiernos y lascas de queso parmesano (reconozco que me sorprende el queso, pero el resultado era agradable)


-Arroz meloso de conejo y atún fresco (le hice caso a Matoses y pedí este arroz, sublime en punto y sabor, un verdadero espectáculo)



-Helado de amaretto (casero, de calidad, muy sabroso)


El café que cerró la comida es mejorable.


El servicio se mostró amable y atento.


La cuenta ascendió a unos 45 € por persona. De nuevo, el IVA no está incluído, incomprensible.


Y ya está todo dicho, una casa donde se trabaja bien, así lo atestiguan esos arroces, un buen restaurante. Pienso que deberían profundizar en la comodidad de la sala y en detalles como copas, cafés... La comida en sí merece buenos comentarios.


En este país se comen más arroces malos que buenos, de ahí que éste sea excelso, de obligatorio pedido. El resto de platos merece la pena también. Un sitio recomendable.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Villa Veroni Chianti 2009, sorprendente

Vino de supermercado andorrano, embotellado para el público francés, precio bajo, veamos:
-Villa Veroni Chianti 2009 (Denominazione di Origine Controllata e Garantita Chianti), vino italiano, coupage en el que predomina la sangiovese.
Color rojo cereza, ribete úrpura. Capa alta.
En nariz, fruta roja y negra madura, algo de tostados.
En boca, agradable y complejo, fruta madura y madera bien integrada. Retrogusto corto pero placentero.
Creo recordar que costó menos de 5 € así que no esperaba mucho, pero debo reconocer que dio la talla. El mundo del vino siempre sorprende.
También en los supermercados y pagando poco, hay vinos que resultan.

viernes, 16 de septiembre de 2011

La Minerva, Mahón (Islas Baleares)

Tras mucho trabajo y un merecido descanso reanudo mi actividad en este blog. Empecemos por la primera visita de este último viaje.
Uno de los restaurantes más reconocidos de Mahón (oficialmente Maó) era el destino elegido. Cocina marinera en un entorno privilegiado. Vamos con él.






Se puede cenar en el local, en la plataforma sobre el mar o en un barco amarrado en el puerto, se nos asignó una mesa en este último, un entorno precioso.



Mesas bien montadas y copas aceptables.

En la carta, lo dicho, cocina marinera, sin creatividad ni aderezos. En lo referente a vinos, lo esperado, vinos de gran distribución y algún vino local. Escogí un Binifadet Chardonnay 2010(V. T. Illa de Menorca), un vino agradable, pero falto de complejidad.

Comimos:
-Ortiguillas (magnífico producto pero mejorable fritura, bocado espectacular pese a ello)
-Ensalada de langosta y gambas (presentación extemporánea y colorista para un buen plato, excepcional la langosta y conseguido el aliño)
-Mero a la espalda (inadmisibles guarniciones y ración corta, pero el pescado era de una calidad verdaderamente difícil de encontrar, sensacional)

-Coulant de chocolate (mi pareja eligió este postre clásico y lo ompartimos, agradable sin más)
La cuenta ascendió a unos 62 € por persona. Hago constar que no se incluye IVA lo cual es una manifiesta irregularidad.

El servicio fue amable y diligente.

Y eso es este restaurante: materias primas privilegiadas, una situación inolvidable y clasicismo puro y duro. Uno de esos sitios donde siempre se ha comido bien y no parece que eso vaya a a cambiar. ¿Queremos creatividad? No es éste el lugar.

De lo ofrecido y lo visto sólo puedo pedir que se cambien las guarniciones, no son de recibo, y que se solucionen cuestiones como la inclusión del IVA o el tamaño de algunas raciones. La calidad de los pescados esconde defectos, eso es obvio.