lunes, 30 de abril de 2012

Soul Kitchen

Hoy toca cine, cine con gastronomía. Esta película alemana, del reconocido Fatih Akin, no es ninguna obra maestra pero cumple perfectamente la función de hacer pasar un buen rato al espectador. Y sí, hay comida, digamos que el protagonista llega a entender la pasión que conlleva la profesión de cocinero al ritmo que su vida cobra sentido. Eso sí, creo que se podría haber explorado mucho más esa vía, la gastronomía aparece, pero la metáfora que se intuye no se vislumbra por completo.
Comedia romántica sin pretensiones, solo hacer reir (lo cual no tiene que ser poco). Personajes bien construidos, interesante banda sonora y cuidada y personal fotografía son las principales armas de esta cinta.
Agrada sin llegar a emocionar, como muchos platos...

domingo, 22 de abril de 2012

Casa Pedro, Zaragoza

He dudado mucho sobre si escribir o no esta crítica y por fin he decidido hacerlo. Anuncio que va a ser negativa y eso es lo que me cuesta, vamos allá.
Voy a hablar de esta experiencia y nada más...
Mesa de grupo incómoda, se debían levantar varios para que pasara uno, sillas tocando paredes, empezamos mal.
Digamos que en todo se ve el paso del tiempo, especialmente en los manteles. Copas mediocres.
Menú pactado (creo que a 25 €) con segundo a escoger entre varios y un vino del Bajo Aragón para olvidar.
Vamos con lo comido:
-Ensalada de salmón marinado (especialmente malo)
-Patatas a la importancia (para ser una especialidad de la casa muy poco interesantes)
-Anchoas al orio (esto sí, impresionante, un oasis de sabor)
-Ternasco guisado (lo esperaba al horno, así me gusta menos, nada especial)
-Tartita de manzana con helado de vainilla (triste, anodina y con un helado de bajísima calidad)
El café, al nivel de la cena.
Con todo, lo peor no fue la comida, fue el servicio. 45 minutos de espera hasta el primer plato y mucho tiempo entre platos, un horror. Me pareció que los camareros, agradables, no tenían la culpa.
Lo siento por la persona que eligió el sitio que lo hizo con la mejor de las intenciones, pero no tuvieron su noche, se vieron desbordados y la comida no me satisfizo.
Me cuentan que hubo mejores épocas y que fue un mal día, puede ser, pero yo nunca lo sabré porque no volveré.

jueves, 19 de abril de 2012

Locum, Toledo

Uno de los grandes restaurantes de la ciudad, quizá el mejor, nos acogió para otra comida de grupo. Local bonito, ¿arquitectura árabe? Desde aquí ya une tradición y vanguardia...
Mesas dignas del establecimiento y buenas copas.
Como decía, menú pactado a 45 € más IVA (y dale con separar el impuesto). Para beber un Nóbriga 2010 (V.T. Castilla), aceptable sin más.
Comienza el espectáculo:
-Pan con aceite de la zona (ambos magníficos)
-Ensaladilla (rotunda delicia, un comienzo para recordar)

-Pulpo asado a la gallega con mermelada de ajo (buen punto del cefalópodo, correcto)

-Fideua de perdiz estofada a la toledana con hongos y trufa (el plato más flojo)
-Bacalao, estofado de setas, trufa y sopa de ligera de patata (muy conseguido, producto de altísima calidad)
-Cochinillo deshuesado con patatas fritas de hummus (lo esperaba mejor, decepcionante)
-Manzana con eucalipto (sencillo y efectivo prepostre)
-Pastel caliente de mazapán con queso y maracuyá (verdaderamente exquisito, un placer)
Maravilloso café y delicados petit fours para acabar el deleite. Tras esto, unos buenos chupitos cortesía del establecimiento.
El personal estuvo correcto y atento.
Es inusual probar tan buen menú de grupos, solo por ello debo decir que esta comida fue un éxito. Guardo un gran recuerdo de una visita anterior y este menú corrobora mis buenas impresiones.
Estamos ante un restaurante de otro nivel, hasta pueden adaptarse a grupos sin perder un ápice. Tremendo.



domingo, 15 de abril de 2012

Adolfo Colección 1924, Toledo

Tocaba cenar algo antes de una noche toledana y este restaurante parece una buena opción, vamos a ver.
Céntrico y perteneciente a uno de los grandes chefs españoles de siempre. Es un bar para comer bien (gastrobar o como se le quiera llamar), mesas altas con taburetes y decoración actual, un sitio apetecible.
Raciones y platos para compartir en la carta. En cuanto a vinos, pocas referencias pero acierto al escogerlas.
Bebimos el vino embotellado para el restaurante Adolfo Colección (del que no tengo más datos), bastante aceptable, y un mejor La Planta 2010 (D.O. Ribera del Duero), maduro y elegante.
Comimos:
-Brandada de bacalao (buena de verdad, pero no llegó ni de lejos al nivel de una experiencia anterior en este mismo sitio)
-Huevos rotos con setas (agradable y sabroso, pero mucho mejor unos huevos rotos con ciervo que llegaron luego, estos sí excepcionales)
-Risotto manchego (esperaba más)
-Montaditos de morcilla y miel (cortesía de la casa, exquisitos)
Con el buen café, y también a cuenta del establecimiento, llegaron unos dulces de cabello de ángel que, bueno, no estuvieron nada mal.
El personal fue muy amable y simpático. Una cena informal de un grupo de amigos requiere un servicio así. Se preocuparon de que lo pasáramos bien y así fue.
No pagué yo pero entiendo que el precio no superó los 25 €.
Muy gratas impresiones dejó este restaurante, por la comida y por el trato, era justo lo que buscábamos.
Platos clásicos con un toque de vanguardia, amabilidad y alegría, buenos ingredientes.

jueves, 12 de abril de 2012

Zumos Befresh!

Yo desayuno zumo industrial todos los días (bueno, casi todos). Precios caros y sabores poco conseguidos suele ser lo habitual, aunque hay honrosas excepciones. Quizá el mejor que he probado es este Befresh!, en mi caso de mango y mandarina y de mango y naranja. No voy a hacer una cata de zumo porque todavía sé menos que de las de vino, pero ambos eran magníficos. El que contenía mandarina era algo más ácido, el de naranja más dulce.
Los compré en Hipercor a precio de oferta, poco más de 2 €, pero su precio habitual no es bajo. La calidad se paga y esta fruta (exprimida) se debe pagar.
La etiqueta externa en tonos negros es bastante más bonita y apetecible que la que muestran en su web, aviso.
Pues eso, fruta de verdad exprimida y metida en un bote, eso tan raro de encontrar...

lunes, 9 de abril de 2012

Casa Aurelio, Toledo

Viaje de amigos a Toledo, voy a reseñar la primera comida de grupo del mismo.
Restaurante clásico en decoración y en comida. Buen trato y ganas de agradar en la comunicación previa. Menú cerrado de 35 € con vino incluido.
Mesas bien preparadas y copas de baja calidad.
El vino fue un Argum Syrah 2010 (V.T. Castilla), bastante digno.
Comimos:
-Cecina de ciervo con almendras y aceite de oliva (muy buen producto)
-Alcachofas con chipirones (todo en conserva, curioso)
-Croquetas de perdiz y ciervo (flojas)

-Dúo de asados (cochinillo y cordero, dejando a un lado la grotesca guarnición, el cochinillo estaba de escándalo)
-Tarta de mazapán, nata y trufa (mejorable)
El café, para olvidar. Las copas posteriores fueron caras, eso provocó una mala impresión general.
El personal fue amable.
Sé que este tipo de menús no es sencillo, así que creo que comimos bien, bastante bien. Detalles feos y fallos hubo, sí, pero la comida estuvo a un buen nivel.
Ese cochinillo me alegró bastante...


viernes, 6 de abril de 2012

Martúe 2009

Un famoso vino toledano:
-Martúe 2009 (Vino de Pago Campo de La Guardia), coupage de cabernet sauvignon, merlot, tempranillo, petit verdot y syrah con diez meses de barrica.
Color rojo cereza con ribete rubí.
En nariz mucho recuerdo a frutos rojos muy maduros, pero también a cuero, a tabaco, a chocolate y a hierba.
En boca muy sedoso, notas de regaliz y fruta roja y negra. Elegante. Retrogusto persistente.
Costó 10 € en una tienda toledana y, aunque es cierto que puede haber mejores vinos por ese precio, estamos ante un buen caldo.
La tierra toledana da productos privilegiados, aquí tenemos uno.


domingo, 1 de abril de 2012

Baobab, Zaragoza

Viaje profesional a Zaragoza y encuentro fugaz para comer con personas a las que quiero, proponen menú del día en un vegetariano, veamos.
Sala bonita, acogedora y amplia.
Caminos de mesa y copas de escasa valía.
Hay carta, pero tocaba menú del día (15 €). Bebimos agua.
Comí:
-Crema de almendras con hojaldrito (agradable sin más)
-Risotto de setas (suelto, sin que el propio almidón del grano o una grasa lo unan, bastante anodino en cuanto a sabor)
-Tarta del día (de nata con yema quemada, ningún interés)
No tomamos café.
El servicio fue rápido y correcto.
Me decepcionó, debo decirlo, había oído opiniones positivas y tenía ganas de ir, pero la comida no estuvo a la altura. Da igual el hecho de ser un restaurante vegetariano, el problema es que a los platos les faltaba algo.
Me gusta el sitio y el trato, quizá fue mal día.