Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

La Table Saint Crescent, Narbona (Francia)

Imagen
Un "estrellado" con un menú del día de 35 €, suficiente motivo para conocer esa cocina.
El local es muy bonito, se trata de un antiguo convento medieval rehabilitado en el que predomina la piedra expuesta y el blanco. Las lámparas y el mobiliario son de diseño.
Las mesas, bien separadas entre sí, son amplias y están maravillosamente vestidas. Las copas son impresionantes y la cubertería está al mismo nivel.
Se ofrecen preparaciones creativas a base de buen producto de la zona. Existen varios menús, desde el comentado de 35 (llamado Déjeuner d’Affaires y en el que no se eligen los platos aunque si nos ofrecieron carne o pescado) hasta el más largo de 95 €. En lo enológico disponen de una carta corta centrada en vinos del sur de Francia y precios prohibitivos. Escogí, tras un intento fallido, Premier Rendez-vous Version Longue 2014 (Montlouis sur Loire A.O.C.), un chenin blanc de una complejidad asombrosa. De los mejores vinos blancos que he probado. El agua con gas, Chateldon…

Les Grands Buffets, Narbona (Francia)

Imagen
Un buen buffet libre es un placer culpable, y de este se dice que es el mejor. Lo habitual es salir decepcionado de este tipo de locales, pero este famoso proyecto me hacía mucha ilusión.
Mucha madera noble y aire clásico presiden el espacio. Agradable.
Al reservar a través de la web eliges la zona, yo opté por la sala.
Las mesas, aunque bien vestidas, están demasiado próximas entre sí. Copas mejorables.
La oferta es apabullante y comprende todo el abanico de cocina clásica francesa. El precio, 35,90 € por persona, permite disfrutar de todo el buffet a voluntad. En lo enológico, amplia carta centrada en el sur de Francia y precios de bodega. Un lujo para el amante de los vinos. Escogí L'Arjolle Equinoxe Viognier Sauvignon 2016 (Côtes de Thongue A.O.C.), complejo y elegante, Domaine de la Ramade Les murailles 2016 (I.G.P. Côteaux de Narbonne), fresco y afrutado, y Les Clos de Paulilles Rouge 2016 (Collioure A.O.C.), denso y mineral. Los tres estuvieron a gran nivel.
Todo está coloc…

Le Fournil de Gilles, Narbona (Francia)

Imagen
Escogí este local para los desayunos en Narbona.
La oferta es amplísima y abarca panadería y sus derivados, repostería y pastelería. Probé pasteles, éclair, croissant y bocadillo. Sin ser excelente, todo mantuvo un buen nivel. Incluso el café es más que aceptable.
Les Pignes de la Garrigue, y otros productos, pueden ser también un delicioso souvenir de la visita.
El personal es muy amable.
Los precios me parecieron adecuados.
Lo dicho, una buena opción.

Lou Castel, Narbona (Francia)

Imagen
Me apeteció esta brasería para una cena en Narbona.
El local es una casa baja reconvertida, con una decoración en ese sentido. La parrilla y el mostrador de carnes presiden la sala.
Mesas desnudas, servilletas de papel y copas pésimas.
La carta es amplia y ofrece opciones informales con la carne como protagonista. En lo enológico, vinos de la zona a precios comedidos. Opté por Le Soleilla Petit Mars 2015 (La Clape A.O.C.), que me gustó bastante.
Cenamos:
-Ensalada de mollejas de pato (con una rica vinagreta de mostaza, muy agradable, únicamente añadiré que apareció un trozo de la parte dura de la molleja que debería haber sido eliminado en cocina)
-Foie gras casero (sabroso y de buena textura, haría falta un mejor pan)
-Magret de pato (de calidad y servido en un punto extraordinario)
-Patatas fritas (deliciosas, incluidas en el precio de los platos principales y servidas con excepcional generosidad)
-Steak tartare (sin aliñar, como se estila en estos sitios, a la carne le faltaba algo…

Centro ostrícola de Leucate, Francia

Imagen
Leucate reúne a un buen puñado de productores de ostras y otros moluscos. Estos mismos proponen la degustación de estas delicias marinas en sus locales.
Hay unas quince pescaderías reconvertidas en bares que ofrecen una propuesta muy similar; ostras, almejas, buccinos, gambas, mejillones y poco más.
Para beber hay vino de la zona, un muscat muy prescindible y un chardonnay algo mejor. Se ofrece agua gratuita.
En Allary probamos sus ostras, diferentes a las del resto pues son Caramon, y realmente eran exquisitas. Mejillones, crudos, y almejas, crudas y diminutas, me gustaron menos. Me sorprendieron también las gambas, muy sabrosas.
En Chez Cul d'Oursin las ostras eran las Cap Leucate y mostraban esos matices de frutos secos que anuncian. Muy ricas también.
Las almejas eran similares a las anteriores, pero los mejillones, con granos de mostaza, eran deliciosos.
En L'Aquarium me encantaron los buccinos y las gambas.
También pude probar una almeja gigante, muy especial, y me parec…

Renacido 2015

Imagen
Hoy vamos a Galicia:
-Renacido 2015 (D.O. Ribeiro), coupage de treixadura, godello, albariño y lado con estancia sobre lías y algo de roble.
Amarillo limón, reflejos verdosos.
Elegante nariz en la que predominan notas de fruta exótica madura, flores, bollería y hasta hierbas aromáticas. Muy interesante.
En boca muestra gran estructura, notas salinas y untuosidad. Persiste lo expresado en nariz. Retrogusto largo.
Costó unos 15 €.
Un vino complejo, fresco y con personalidad (como se llama la bodega). Muy delicado. Me ha gustado mucho. Mucho.
Parece que la idea es que sea un vino de guarda, pero ya está bueno. Ojalá pueda probarlo en un tiempo y ver evolución.
Larga vida.

Gamberro, Zaragoza

Imagen
Tenía muchas ganas de conocer este proyecto del joven chef Franchesko Vera. Ya es hora.
Ocupa el lugar del Bal d’Onsera, un histórico de la gastronomía zaragozana. El local mantiene elementos como mobiliario actual y mucho blanco, pero además se le han sumado grafitis y un aire canalla acorde a la propuesta. Me gusta. Confortable.
Mesas desnudas, servilletas de tela y buenas copas.
Hay dos menús, de ocho y doce pases (44 y 65 € respectivamente). Elegimos el corto. Carta de vinos ecléctica y curiosa a precios excesivos. Escogí Sentada sobre la bestia 2014 (D.O. Valencia), fresco y muy agradable.
Comimos:
-Aperitivos (blini con espárragos, rico pero muy frío, macarrón con queso, correcto, y longaniza de ternasco, sabroso, bien en general)
-Gazpacho de mango, causa y langostino (delicada preparación, interesantes texturas, creo que algo de ají la realzaría si cabe)
-Croissant relleno de baccalà mantecato (espectacular bocado, graso e intenso)
-Vitello tonnato (impresionante plato, la ved…

Vuelta a El Tubo, Zaragoza

Imagen
Hacía bastante que no contaba por aquí nada de esa magnífica zona zaragozana que es El Tubo. Pues ahí voy.
Esta vez opté por sitios nuevos (o relativamente nuevos).
La primera parada fueLa ternasca, donde evidentemente el ternasco (cordero) de Aragón es el protagonista.
Su tapa llamada La churra es churrasco de ternasco lacado y está muy lograda, pero la crepineta rellena es todavía mejor.
Buenas sensaciones.
De Lamaribelprobé dos de sus escabechados, perdiz y conejo. Ambos verdaderamente deliciosos, especialmente el ave.
Me gustó mucho el sitio.
En el Bistró Emiliocomí sepia, y resultó intrascendente.
Vi poco interesante en este bar. Quizá la próxima vez.
Para beber la zona exige buen vino aragonés, que opciones hay, aunque no todos los locales dispongan de él.
Seguiré profundizando por esas calles...



Dominio de Anza Selección de Parcelas 2015

Imagen
Más Bierzo:
-Dominio de Anza Selección de Parcelas 2015 (D.O. Bierzo), monovarietal de mencía con catorce meses de crianza en roble francés.
Cereza de capa media, ribete violáceo.
Aroma intenso en el que destacan frutos rojos, flores, fruta negra madura, vainilla y chocolate. Muy elegante.
En boca es sabroso y equilibrado. Aparece lo expresado en nariz, también balsámicos y minerales. Retrogusto largo.
Fue un regalo, pero anda por los 17 €...
Diego Magaña, al que acompaña Raúl Pérez, ofrece aquí un vino interesante. Expresividad y frescura lo definen. La mencía puede dar mucho y aquí ofrece una nota más. Una muy apreciable.
Habrá que seguir este proyecto.

Fragata, Sitges (Barcelona)

Imagen
Otro clásico de Sitges.
Elegimos la sala interior, aunque la terraza es apetecible.
Sala acogedora pero algo ruidosa. Decoración cuidada y agradable.
Mesas bien vestidas (en negro), copas correctas.
La carta es extensa y pretende llegar a mayorías. En cuanto a vinos lo esperado, poco interés y precio elevado. Escogí un Ermita d'Espiells 2016 (D.O. Penedés) que no me satisfizo especialmente. Acompañamos los postres con Pedro Ximénez 1927 Alvear (D.O. Montilla-Moriles).
Comimos:
-Ceviche de lubina salvaje, aceite de lima, tomate y cebolla japonesa  (algo tímido, pero rico)
-Calamarcitos plancha con cebolla confitada, aceite de brasa, mayonesa de cebollino (sobraba el micromezclum, buen producto y buen trato)
-Paella “Tot Pelat” de pescado y marisco (aunque el marisco estaba algo pasado, el punto del grano y el sabor eran impresionantes, un gran arroz)
-Sacher de texturas de chocolate (contundente y complejo)
El café, nada especial.
Se sirvió orujo por cortesía de la casa.
El persona…