sábado, 30 de junio de 2012

Miami Can Pons, Sant Carles de la Ràpita (Tarragona)

Para cenar, producto.
Elegí este restaurante, templo del pescado y del marisco locales y frescos, para aquella cena. Situado en un hotel a pocos metros del mar. Comimos en una terraza cubierta, hacía mal día.
Mesas demasiado juntas. Copas adecuadas.
La carta está centrada en producto de la lonja de pescado local, arroces y poco más. Hay también menús. Nos decantamos por degustar distintas raciones.
En el apartado enológico, carta más larga de lo esperado, mucho vino local. Me quedé con Primicia Fermentado en Barrica 2009 (D.O. Terra Alta), nada especial, pero agradable.
Llega la cena:
-Navajas a la plancha (del Delta del Ebro, pequeñitas pero muy sabrosas)
-Chipirones (puntillas más bien, enharinadas y bien fritas, correctas)
-Anguila en salsa (¡ay, amigos! Esto sí que es una delicia, una de verdad, un producto que me apasiona tratado de manera tradicional y con muy buen tino)
-Langostinos de Sant Carles a la plancha (producto de primera bien tratado, placer)
-Biscuit de almendra con chocolate caliente (helado demasiado duro pero el conjunto era aceptable)
Y tras esto, un café mejorable.
El servicio fue amable y atento. El responsable fue muy simpático, da gusto ver gente así, con ganas.
La cuenta ascendió a unos 35 € por persona.
En fin, un buen sitio para probar los productos del mar frescos y bien tratados. En estas zonas costeras muchos sitios se parecen así que hay que tener más cuidado, todos no son iguales. En éste se trabaja bien y se está a gusto.
Dejemos la creatividad para otros, aquí hay calidad y eso nunca será poco.

miércoles, 27 de junio de 2012

La lonja de pescado de Sant Carles de la Ràpita, Tarragona

Visitar una lonja de pescado es una experiencia siempre interesante, la de esta ciudad tarraconense no iba a ser menos. He leído que es la que más pescado despacha de toda Cataluña, pero no he podido comprobar ese dato.
Se sitúa en el puerto pesquero de la localidad y las subastas de pescado se desarrollan de lunes a viernes a partir de las 15:30 h.
La lonja está informatizada, no se deben esperar los gritos y las maneras de las tradicionales, y eso me da pena. Será más práctica, mejor y más limpia, pero se pierde romanticismo.
Se visita desde una pasarela situada frente a los compradores, eso es mejorable.
Eso sí, se aprende sobre precios, especies y calidades. Vale la pena.




sábado, 23 de junio de 2012

La RAE incluye la palabra "sushi" y patina

sushi
(Voz jap.).
1. m. Comida típica japonesa que se hace con pescado crudo y arroz envueltos en hojas de algas.
Sí, así han definido "sushi" en el nuevo DRAE. Como cualquier pequeño aficionado a la comida japonesa ya sabe, eso es un error.
El sushi puede o no llevar pescado y puede o no llevar algas.
La pifia no pasa desapercibida para todos, por suerte, y ya se exige rectificación. Yo, modestamente, solo pido un mínimo de documentación antes de cometer errores tan gruesos.
¿Cómo vamos a desterrar así los tópicos sobre las comidas de otros países?

martes, 19 de junio de 2012

Gastronomía y música

Nadando en los procelosos mares de la red he encontrado este artículo del ya fallecido Anthony Burgess sobre música y gastronomía (y su difícil unión).
Se publicó en 1984 y me ha parecido bien hacerle un hueco en este blog.

domingo, 17 de junio de 2012

Les moles, Ulldecona (Tarragona)

Viaje relajante-gastronómico a la zona del delta del Ebro y muchas dudas a la hora de elegir restaurantes, hay muchas, variadas y muy buenas opciones. Tras muchas guías consultadas y pedir ayuda en Salsa de Chiles me acabé decidiendo (entre otros, que ya llegarán a este blog) por éste y su creatividad.
Sala rústica y acogedora, decoración clásica.
Mesas demasiado juntas, pero muy bien preparadas. Buenas copas.
Carta y varios menús, incluído uno del día. Nos decantamos por el degustación de quince preparaciones (se cuenta desde aperitivos a petit fours, así que deberían reducir ese número) a 49,50 € más IVA (y dale con no incluir el impuesto). En cuanto a vinos, carta extensa y variada, con mucha diversidad en producto de la zona, y a precios admisibles. Pedí consejo al personal y debo decir que ayudaron poco o nada. Me quedé con La Guinardera 2007 (D.O.Q. Priorat), mineral, sabroso y persistente, gran vino.
Vamos con la comida:
-Garrapiñados de queso del Maestrat, pera, manzana, aceituna negra, cebollino, kikos (bueno sin emocionar)
-Esponja de aceite de olivos milenarios (agradable)
-Una manera muy fresca de comer ensalada (espectacular helado de endibia o lechuga, de esos platos que no se olvidan)
-Ostra del Delta con lechuga licuada, aceite de olivos milenarios y perlas de jengibre (exquisito)
-Ensalada de bacalao con los aromas del vino blanco de Les moles (delicioso y fresco)
-Langostinos al ajillo (al verlo y olerlo sabes que es el plato, el interesante, cabeza frita para comer entera, cuerpos crudos, puré de ajo asado y jugo, un absoluto placer)
-Sopas escaldadas con el tomillo de la entrada del restaurante (la textura no me gustó, pero quizá sea cosa mía, conceptualmente correcto)
-Escalibados, brasa y humo (puesta en escena y estética sugerentes, lo mejor era la tierra o ceniza)

-Carrilleras de atún rojo de L'Ametlla de Mar con apio (fantástico plato de pescado)
-Cabrito al horno con setas (en un paquetito de pasta filo, realmente bueno)
-Menú Infantil: Patatas con mayonesa y refresco (en realidad, piña y coco, más visual que otra cosa)
-Magnum de algarroba de Les moles (no me entusiasmó)
-Petits: Xupa-xup, filipino y sundae (nada especial)
El café sí, magnífico.
El personal fue correcto pero no me pareció especialmente amable. Sí el cocinero con el que pude intercambiar unas palabras.
El precio fue de 65 € por persona.
Esto es un juego para adultos, continuos trampantojos y sorpresas abundantes. La sensación final fue buena, pero uno no puede evitar pensar que algunas preparaciones son más estéticas que prácticas. El impacto visual es mayor que el palatal.
En cambio, sí que hay platos que merecen una y mil visitas.
Las luces ganan a las sombras, pero éstas deberían desaparecer para culminar el disfrute del comensal.




lunes, 11 de junio de 2012

La Bohème, Andorra la Vella (Andorra)

Hoy voy a hablar de un menú del día, de un restaurante en el que he comido unas cuantas veces y que ha sido recientemente reformado.
Situado en el recomendable centro comercial Pyrénées, parecía antes un refinado restaurante francés y ahora un local más cosmopolita. Ha quedado bonito.
Lo importante es que resulta muy cómodo para el comensal.
Como digo tienen menú del día, solo he probado eso, todo incluído (pero todo de verdad) a 17 € con la posibilidad de añadir el carro de quesos por 2,5 € más. El menú se puede consultar en la web, muy útil para planificar el viaje.
Bebí una copa de un vino tinto navarro bastante aceptable.
El menú constó de:
-Habitas con jamón y aceite de trufa (agradables, buen plato)
-Chipirones a la plancha (con arroz basmati y salvaje, producto correcto)
-Tiramisú (delicioso)
El café también estuvo a buena altura.
El personal fue amable.
Un sitio donde se ven ganas de agradar y buenas maneras en la cocina. Uno de esos locales que te recuerdan que un menú del día puede ser suficiente para comer bien.
El precio no es de los más bajos para menú, pero vale la pena ese pequeño esfuerzo, el resultado es satisfactorio.

domingo, 10 de junio de 2012

Política y gastronomía

Uno de los buenos blogs de este país ha tratado en dos entradas (I y II)sobre política y gastronomía con, a mi juicio, mucha lucidez.
Lo comparto para su difusión.

jueves, 7 de junio de 2012

Casillero del Diablo Carmenere 2010

Hoy, vino chileno:
-Casillero del Diablo Carmenere 2010 (Valle de Rapel, Chile), carmenere principalmente, 8 meses en barrica de roble americano.
Color rojo picota, capa alta, vistoso.
En nariz se muestra algo cerrado, después pimienta negra, ciruela negra, tostados y lácteos.
En boca, fruta madura y más especias. Amplio, quizá algo ácido. Retrogusto medio y agradable.
Costó unos 6 €, me parece adecuado.
Un vino curioso debido a su raro varietal (creo que únicamente se cultiva ya en ese país) y que sorprende positivamente.
Las alegrías vienen de cualquier sitio, ésta de Chile.

domingo, 3 de junio de 2012

Más tapeo por El Tubo, Zaragoza

Ya hubo una entrada sobre las tapas en esa zona zaragozana en este blog (y probablemente haya más), pero hoy contaré lo vivido hace unos días.
La primera parada es Doña Casta, con sus croquetas de arroz negro (sorprendentes, muy logradas) y de boletus y foie (sabrosas, todavía mejores). No es un sitio barato, pero suele ser un seguro.
De ahí nos fuimos a uno de los nuevos locales de la zona, un japonés, Uasabi. Un bonito local que me dejó ganas de probar su carta.
Maki Roll creativos y tapas innovadoras en su mostrador. Probé el roll con borraja en tempura, muy interesante.
Delicioso y perfecto para compartir el calamar en tempura de tinta, plato imprescindible.
Para acabar, un clásico, Casa Pascualillo, donde las cigalas de la huerta (ajos frescos) son la estrella. En revuelto, y con longaniza y otros productos de la matanza del cerdo, me parece espectacular.
Para beber ese día nos apetecieron cañas, muy bien tiradas en el japonés.
El precio rondó los 20 € por persona.
Las risas y el buen ambiente también ayudaron a disfrutar el rato, sin duda.

viernes, 1 de junio de 2012

La exportación de alimentos supera por primera vez a la de automóviles

La industria alimentaria puede ser una solución. La innovación y la calidad de los productos puede marcar la diferencia.
Este tipo de noticias me alegra especialmente.