jueves, 22 de junio de 2017

La llotja, L'Ametlla de mar (Tarragona)

Visitar (y comer en) el Delta del Ebro es siempre apetecible...
Esta vez la idea es un restaurante creativo pero que utiliza como base el mejor producto marino.
Escogimos comer en la terraza, aunque hacía algo de calor.
Mesas demasiado próximas entre sí pero muy bien vestidas. Copas mejorables.
Se ofrece una carta corta y muy interesante El atún de Balfegó, como no podría ser de otra manera, aparece en un lugar destacado de la misma. En lo enológico, pocas referencias a precios correctos. Escogí un Cent x cent 2015 (D.O. Terra Alta), que me satisfizo ampliamente.
Comimos:
-Bloody mary con mejillón (agradable comienzo)
-Bacalao con romesco (correcto)
-Buñuelos de bacalao (deliciosos, muy aéreos y sabrosos)
-Ventresca de atún rojo con tomate (un producto de otra galaxia crudo y aliñado, invencible)
Solicité alguna modificación en el plato y no pudo ser. Lo entiendo, pero...
Esos trozos de lima seca no son de recibo, por cierto.
-Espardeñas, papada ibérica y pistacho (un espectáculo difícil de relatar, sublime materia prima y mucho criterio en cocina, uno de los platos del año)
-Lomo de atún, puerro confitado y romesco (se tuvo la deferencia de emplatar la ración en dos mitades, de nuevo la excelencia, ¡qué diferencia entre este atún y otros!)
-Coulant de chocolate con helado de coco (bien hecho)
El café debería estar a la altura de la comida.
El personal se mostró amable.
Pagamos 70 € por persona. Son precios severos, pero estos productos...
Un sitio adecuado para probar grandes platos del mar y de la mente del chef, sin duda. Se ve muy buena mano, y eso me encanta. Eso sí, esos precios requieren más y mejores detalles.
Ese salto sería el definitivo.
Estos platos merecen el viaje...

domingo, 18 de junio de 2017

De nuevo pintxos por la Parte Vieja, Donostia (Gipuzkoa)

No parecía el viaje para pintxos de nivel, pero todavía pude encontrar un momento.
La primera parada fue A fuego negro, siempre maravilloso.
Además de clásicos imprescindibles como Kit de bonito + piparras + cebolla roja, Makcobe with txips, Tigretón de mejillón y Bakailu, coliflor & currymigas, esta vez probé Black Rabas (inconmensurables) y Ortiguillas Donostiarras con letxe de tigre (otro acierto más). 
Para beber también hay alegrías. Vinos por copa como ese Erre Punto 2016  (D.O.Ca. Rioja) cambian conceptos.
Este quizá sea el bar donde yo me perdería definitivamente.
En Txuleta probamos la txuleta, claro, y sigue siendo una maravilla. También es un sitio al que volver.
En Ganbara probamos surtido de setas con yema de huevo y anchoas al ajillo, deliciosas ambas.
Los precios son altos, no se puede decir otra cosa, pero también lo es la calidad de lo probado.
Vinos correctos en estos dos últimos locales también.
En esta zona se ganan días de vida o, al menos, se mejora la percepción de la misma. Ya tengo ganas de volver.

viernes, 16 de junio de 2017

Finca La Cuesta 2011

¡Más mencía!:
-Finca La Cuesta 2011 (D.O. Bierzo), monovarietal de mencía con catorce meses en barricas de roble francés.
Color picota oscuro.
En nariz es interesante. Aparecen frutos negros, menta, chocolate y hierba fresca.
En boca se muestra complejo y envolvente. Notas de frutos rojos y negros, hierbas aromáticas y violetas. Retrogusto medio.
Fue un regalo, no conozco precio.
Un vino de los que se viven y se beben rápido y bien. Un buen vino que hay que beber ya, y disfrutarlo solo o en la adecuada compañía.

martes, 13 de junio de 2017

Petritegi, Astigarraga (Gipuzkoa)

Comer en una sidrería es una experiencia bien saludable, y en un viaje de grupo a Gipuzkoa se torna imprescindible. Esta parece una de las más interesantes.
El local está pensado para multitudes, la sidra a txotx y el olor a honestidad protagonizan la tarde. Madera, piedra y tradición.
Ningún lujo en la puesta en escena.
Se había escogido previamente el menú habitual de sidrería. Diré que la sidra puede tomarse directamente de la barrica, más recomendable, o embotellada. Está magnífica.
Comimos:
-Chorizo a la sidra (sabroso)
-Tortilla de bacalao (gran punto y bastante sabor, mejor de lo esperado)
-Cola de merluza (bien tratada, excepcional textura)
-Txuleta (probé dos de ellas, carne aceptable y servida correctamente)
-Queso y membrillo (agradable)
-Nueces, tejas y cigarrillos (me gustaron especialmente los cigarrillos)
No hay café.
El personal se mostró muy amable.
Pagamos unos 30 € por persona.
Un monumento a lo clásico, a lo territorial y a la vida en general, eso es este establecimiento. Toda la tradición puesta a servicio de que el comensal disfrute, un ejemplo de actitud.
Claro que hay productos mejores y cocinas más distinguidas, pero no son esta forma de entender la vida.
Solo hay que saber lo que se viene a buscar y seguro que se encuentra.

miércoles, 7 de junio de 2017

Pricum Premieur 2014


Un leonés:
-Pricum Premieur 2014 (D.O. Tierra de León), monovarietal de prieto picudo con tres meses en barrica.
Color picota de capa alta, ribete violáceo.
En nariz es intenso, con notas de frutas rojas, especias y minerales.
En boca es fresco y sabroso, con mucha fruta roja madura. Retrogusto largo.
Costó unos 10 €.
Me gustó. Esta variedad da alegrías, y en manos de Raúl Pérez más. Supongo que la botella le hará bien así que hay buen vino para rato...

lunes, 5 de junio de 2017

Baserriberri, Pamplona

En la búsqueda sobre Pamplona descubrí este restaurante que me transmitió buenas sensaciones. Veamos.
Para llegar al restaurante hay que atravesar el bar de pintxos, alma del establecimiento. Decoración ecléctica, nada especial. Cocinas vistas.
Mesas desnudas. servilletas de tela y copas mejorables.
La opción es el menú "7 viajes de fin de semana" (28 €), cocina del mundo y creativa, y antes probamos el pintxo ganador de este año. Bebí agua con gas esta vez.
Comimos:
-BoomVeja (pan de leche de oveja con lactonesa y cordero guisado, más efecto que sabor, correcto pese a todo)
-Vermú de la casa (agradable)
-Corteza negra con verdel marinado (buen bocado)
-Ceviche de salmón con aguacate (demasiado evidente, poco riesgo en los aliños)
-Espárragos de Navarra en texturas (gran plato, la mezcla de las partes daba sentido al conjunto)
-Falso risotto de setas (en realidad puntalette, acertado)
-Hamburguesa de jurel con wasabi (otro buen resultado, bien hecho)
-Taco de liebre (taco algo seco, salsa con muchos matices que mejoraba el plato)
-Bizcocho de zanahoria y helado de frutos rojos (deslavazado, buen bizcocho)
-Financier con pacharán, piña con Malibú (como petit four, delicioso, me gustó más que el postre)
Café aceptable para acabar.
El personal se mostró amable. En el debe pondremos algún tiempo excesivo de espera entre platos.
Pagamos unos 35 €.
Lo cierto es que disfruté. Preferiría un poco más de valentía con especias y cítricos, pero supongo que es el peaje para llegar a públicos mayoritarios. Se ven ganas y saber hacer, cada plato tiene buenos detalles que ensalzar.
Ante la fusión que lo impregna todo, está bien marcar una personalidad. Quizá este chef lo logre, advierto cualidades.

sábado, 3 de junio de 2017

Exopto 2014

Me encantó su hermano pequeño, así que:
-Exopto 2014 (D.O.Ca. Rioja), coupage de graciano con tempranillo y garnacha con crianza de 18 meses en roble francés.
Color picota oscuro de capa alta, ribete violáceo.
Nariz intensa y sugerente, con notas de fruta negra en sazón, especias dulces, hierbas aromáticas y regaliz.
En boca se muestra sedoso y estructurado. Permanece fruta negra y aparecen notas de chocolate y mineralidad. Frescura. Retrogusto largo y gustoso.
Fue un regalo, pero está en los 30 €...
Un vino extraordinario, bien terminado y con mucha personalidad. ¿Qué cosas tan bien hechas te encuentras a veces!
Disfrutadlo.

domingo, 28 de mayo de 2017

Koku, Pamplona

¿Un buen japonés en Pamplona? Eso me dicen... Veamos.
Está situado en la primera planta de un hotel relativamente céntrico.
Decoración actual, poco típica, que no consiguió agradarme especialmente.
Manteles individuales, servilletas de tela y copas mejorables.
La carta se centra en comida japonesa, aunque la china aparece por ahí. En lo enológico pocas referencias a precios adecuados. Escogí un Inurrieta Orchidea 2016 (D.O. Navarra), agradable monovarietal de sauvignon blanc.
Comimos:
-Maki de foie, cangrejo real y aguacate (muy bueno, el foie soasado redondea el bocado)
-Nigiri de pez mantequilla (correcto)
-Nigiri de anguila (conseguido, buen tratamiento del producto)
-Gunkan de tobiko (falto de la intensidad esperada)
-Pato crujiente con salsa Koku (alguno de los cortes estaba demasiado seco pero bien en general, la salsa pide más picante)
-Mochis de té verde (delicados)
-Helado de sésamo negro (potente, nada especial)
El café tampoco pasará a mi recuerdo.
El personal se mostró poco colaborador.
Pagamos unos adecuados 30 € por persona.
No se ofrece ortodoxia ni perfección, pero sí buenas intenciones. La calidad del producto no es la mayor, pero sí es aceptable. Intuyo que se domina algo más lo chino que lo puramente japonés, aunque se advierte poco.
Puede ser una opción diferente en Pamplona, sí.

sábado, 27 de mayo de 2017

Candea tinto 2014

Otro gallego especial:
-Candea tinto 2014 (D.O. Monterrei), coupage de mencía, bastardo, garnacha tintorera, moratón, gran negro y arauxa con estancia en cemento y acero inoxidable.
Color rubí de capa media, ribete granate.
En nariz es intenso, con notas de fruta roja, flores, hierba fresca, pimienta negra, salinidad...
En boca es fresco y equilibrado, predominando notas de fruta, especias, minerales y balsámicos. Retrogusto medio.
Costó unos 10 €.
Un vino que hace de la necesidad (el granizo destrozó la cosecha de ese año) virtud y, que además, está muy bueno. Frescura destacable. Muy interesante.

sábado, 20 de mayo de 2017

Maquinón 2015

Un Priorat diferente:
-Maquinón 2015 (D.O.Ca. Priorat), monovarietal de garnacha con 5 meses en roble francés.
Color picota, ribete violeta.
En nariz es intenso. Notas de fruta roja, especias, chocolate...
En boca se muestra amable, refrendando su nariz a la que añade recuerdos minerales. Equilibrado. Retrogusto largo.
Fue un regalo pero parece estar en unos 15 €.
Un buen vino, muy frutal y persistente. La etiqueta divertida no es solo postura, hay contenido.

martes, 16 de mayo de 2017

Le Rocher des Violettes Touche-Mitaine 2014

Un blanco francés:
-Le Rocher des Violettes Touche-Mitaine 2014 (Montlouis-sur-Loire A.O.C.), chenin blanc con un año en barrica de roble francés.
Color amarillo suave, reflejos verdosos.
En nariz es muy aromático, destacando membrillo, cítricos y flores blancas.
En boca muestra buena acidez, además de complejidad. Persisten frutas, también notas minerales... Retrogusto medio.
Costó unos 15 €.
Un gran ejemplo de la variedad, muy expresivo. La verdad es que me ha gustado mucho, y parece que tendría recorrido todavía...

martes, 9 de mayo de 2017

De pintxos por Pamplona

Se dice que la vanguardia en cuanto a pintxos está hoy en Pamplona, tenía que comprobarlo.
Voy a intentar resumir un buen número de experiencias, así que allá vamos...
Comenzamos por Iruñazarra, amplio local en el que apetece todo. Probamos el ceviche de marisco con guacamole, correcto, el llamado "Cómeme la oreja", oreja de cerdo rebozada, que me encantó.
Continuamos en uno de los grandes clásicos, Gaucho, de decoración clásica pero mucha creatividad en cocina. Opté por el pintxo de esturión con encurtidos, de lo mejor del recorrido, y el de gelée de tomate con anguila, otro acierto. Imprescindible visita.
En La cocina de Álex Múgica todo parece más fino, un local muy bonito y acogedor. Mucho nivel en los pintxos, entre los que destacaré el espectacular markalao, una especie de guiso de bacalao con plancton y vizcaína.
De Casa Otano escogí las manitas con foie, agradable.
En Cocotte comí el pintxo de presa ibérica con setas, muy sabroso.
Para beber se imponen los vinos navarros, aunque me pareció que se cuida poco ese apartado. Solo La cocina de Álex Múgica saca buena nota en lo enológico por sus buenas y cuidadas opciones.
Los precios oscilan entre los 2,50 y 4 € por pintxo, no es barato pero hay mucho nivel. Por supuesto, hay opciones más económicas.
Disfruté mucho este paseo por los bares de Pamplona, no hay muchas zonas de este país que alcancen esta envergadura.
No voy a comparar con otras ciudades, pero vanguardia y calidad hay...

miércoles, 3 de mayo de 2017

Mas del Périé La roque 2014


Otro vino de Fabien Jouves:
-Mas del Périé La roque 2014 (Cahors A.O.C.), monovarietal de malbec con seis meses de barrica.
Color picota oscuro, ribete violáceo.
En nariz es expresivo, con mucha fruta roja y negra y especias dulces.
En boca se muestra bien fresco e intenso, con muchos matices de fruta madura y buena estructura. Retrogusto largo.
Costó unos 15 €.
Gran vino, lo biodinámico a veces tiene sentido. Esa frescura y esa seda unidas no son nada habituales.
Probadlo.

lunes, 1 de mayo de 2017

Tu vin plus aux soirées 2015

Un francés curioso:
-Tu vin plus aux soirées 2015 (Vin de France), cabernet franc y malbec ferm,entadas en hormigón y con 6 meses en barricas viejas.
Color rojo intenso.
En nariz mucha fruta roja en sazón, hierba fresca y especias.
En boca es fresco y mantiene lo expresado en nariz. Fácil de beber.
Costó unos 12 €.
Reconozco la originalidad de la propuesta y haber conseguido un correcto vino de sed, pero no es el vino que yo más disfruto. Eso sí, es muy versátil y curioso.

martes, 25 de abril de 2017

Paladú, Zaragoza

Puerta Cinegia Gastronómica sigue vivo, no sé si gozando de buena salud, y hace unos meses tiene nuevo restaurante. Probé el menú del día.
Local grande, algo impersonal.
Mesas desnudas, copas mejorables.
El menú, 12,90 €, no incluye bebida. Tomamos agua.
Comimos:
-Arroz meloso de fumet de marisco, mejillones y calamar (arroz correcto arruinado por unos mejillones resecos y más todavía por una ubicua sal ahumada que estropeaba cada bocado)
-Secreto ibérico con mayonesa de chimichurri (excepcional carne que merecía mejor compañía)
-Tiramisú Paladú (en texturas, muy soso)
El café tampoco fue interesante.
El personal mostró ganas.
Pagamos unos 15 €.
Ese espacio exige otra cocina. Errores inexplicables y falta de definición, eso es lo que yo vi. La carne no puede salvar el resto.
Hay mejores opciones por la zona.

lunes, 24 de abril de 2017

Viña Tondonia blanco Reserva 2003

De nuevo la magia:
-Viña Tondonia blanco Reserva 2003 (D.O.Ca. Rioja), viura y algo de malvasía con seis años de envejecimiento en barrica.
Precioso color amarillo dorado limpio y brillante.
Nariz evolucionada pero con importante presencia de fruta, notas lácticas, minerales... Un placer.
En boca muestra sus habituales fortalezas, densidad y equilibrio. Fruta confitada, vainilla, cítricos... Retrogusto largo.
Cuesta unos 21 €, sigue siendo gran precio.
Me deshago en elogios otra vez, aunque quizá esta añada esté algo por debajo de otras anteriores. Se debe disfrutar solo o en compañía.
Extraordinario.

domingo, 23 de abril de 2017

The flower and the bee / A flor e a abella Treixadura 2014

Un gallego:
-The flower and the bee / A flor e a abella Treixadura 2014 (D.O. Ribeiro), monovarietal de treixadura sin barrica.
Color pajizo brillante.
En nariz es expresivo. Destacan frutas y flores blancas, también cítricos y tonos salinos.
En boca se muestra fresco a la par que sabroso, con buena acidez. Fácil de beber. Retrogusto largo.
Fue un regalo, desconozco precio.
Es un vino correcto, apto para algo informal. Se habla de su gran relación calidad-precio, no la discutiré. Merece una oportunidad.

miércoles, 19 de abril de 2017

Bigardo 2015

Un Toro que no es Toro:
-Bigardo 2015 (sin D.O., zona de Toro), monovarietal de tinta de Toro elaborado a partir de diversas vinificaciones con crianza de unos 5-6 meses en roble.
Color rojo oscuro de capa media, ribete violáceo.
En nariz aporta mucha fruta roja y negra, también pimienta y vainilla.
En boca es fresco, sabroso y sedoso. Persisten y se redondean las notas de nariz. Buena acidez. Muy fácil de beber. Retrogusto medio.
Costó unos 14 €.
Me encantó, no puedo decir otra cosa. Una sorpresa en cada uno de sus placenteros sorbos. La idea de probar vinos diferentes cobra sentido al probar algo así. Me quito el sombrero.