domingo, 30 de junio de 2013

Surtopía, Madrid

Surtopía es uno de esos restaurantes con los que he soñado antes de ir. No sé bien la razón, quizá eso es lo bonito, que no hay razón, ocurre...
Cocina andaluza creativa y refinada, ahí es nada.
Sala pequeña y decorada en tonos marrones, nada especial pero acogedora.
Mesas bien vestidas, manteles de lino y buenas copas.
No hay menú y la carta ofrece lo esperado, platos del sur renovados y apetecibles. En cuanto a vinos mucho más sur y mucha variedad. Me di el lujo de escoger la Manzanilla en rama Goya XL (D.O. Jerez- Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda), un auténtico placer para cualquier aficionado. Oro viejo, avellanas y notas salinas, ¡qué barbaridad de trago! Con los postres llegó el turno de Moscatel Promesa Valdespino (D.O. Jerez- Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda) que también merece la pena, sin duda alguna.
Llegan los víveres:
-Carpaccio de langostinos con mejillones y pipirrana (curioso, esperaba más contundencia en el marisco pero buen plato)
-Tortillitas de camarones (espectaculares, las mejores que he comido fuera del paraíso gaditano)
-Tataki de tiburón y rúcula (uno de los platos del momento, o de hace un par de momentos, disfrute de principio a fin)
Probé también corvina y chipirones de mis acompañantes, todo a gran nivel.
-Pionono granadino, tocino de cielo y maracuyá (interesantísimo postre, muy buen balance entre el ácido de la fruta y el dulce del vino y el helado)
Eso sí, ningún postre supera a los quesos de cabra y oveja payoyas, eso sí que es de otro mundo.
El propio José Calleja se ocupó, con su equipo, de nuestra mesa y estuvo especialmente amable con nosotros. Me sentí a gusto como muy pocas veces.
Con el descuento del 30% de eltenedor.es en los platos pagamos algo menos de 40 € por persona, precio muy adecuado.
Y esto es lo que hay, un viaje al sur, a un sur actual y alegre, sin salir de Madrid. Mucha capacidad en la cocina, buen ambiente en la sala y altísimos resultados.
Creo que es una cocina que se debe conocer, un restaurante que ofrece y da, un cocinero que tiene ganas y muy buena mano, un sitio al que yo iría bastante de vivir en la capital.
Y es que quizá al sur se encuentre la felicidad...

miércoles, 26 de junio de 2013

Premios nacionales de gastronomía 2013

Se han entregado estos días los Premios nacionales de gastronomía 2013 y bueno, son otros subjetivos galardones.
Desde aquí quiero felicitar a todos los premiados, especialmente a Ángel León, genio donde los haya y que merece cualquier reconocimiento.
¡Ah! Y mi blog preferido, al que me gustaría que este se pareciera, también se llevó el premio, ¡enhorabuena Philippe!

sábado, 22 de junio de 2013

Estómago

Voy a hablar hoy de una película injustamente poco conocida, la brasileña "Estómago", una mirada diferente, buen cine y mucha gastronomía.
Tampoco voy a pasarme, no es una gran obra maestra, pero bien es verdad que tiene un guión ágil y que juega con un humor negro poco habitual.
Habla de pasiones, de comida y de sexo, quizá no haya nada más.
Está contada con continuos viajes en la línea temporal, el protagonista nos cuenta a la vez su vida en la cárcel y la que le llevó allí. Eso es lo mejor, el ritmo.
Si lo tuyo es la gastronomía la cinta tiene su interés añadido, ésta sirve de hilo conductor y regala lo más divertido del metraje. ¿Quién no se siente como Nonato al llevar a paladares poco entrenados a probar delicias?
Añadiré que el final no me apasiona, el director paga demasiado peaje en forma de explicaciones, pero bueno, está bien concebido.
Merece una oportunidad, desde luego.

jueves, 20 de junio de 2013

La caza milenaria del atún

No puedo resistirme a recomendar un artículo precioso (y con preciosas fotos) sobre el arte de la almadraba y los hombres que lo practican.
Nada ocurriría en los platos si antes no hubiera personas como ellos.
Ojalá en la prensa se leyeran más cosas así.

domingo, 16 de junio de 2013

Zumo Pago de naranja sanguina y lima

Me gustan los zumos y me encantan los Pago, pero hay un sabor que es una barbaridad, naranja sanguina y lima. Parece algo arriesgado, pero el resultado es difícil de mejorar.
Dicen que las naranjas son sicilianas, no sé si eso es definitivo o lo es el toque de lima.
Yo lo compro en Andorra y cuesta alrededor de 1,80 € la botella de 75 cl. No es barato pero vale la pena.
Esa acidez justa y esa potencia hacen lo difícil, la excelencia.
El mejor zumo que recuerdo haber probado fue uno de naranja sanguina recién exprimida en Marrakech, quizá solo sea que lo echo de menos...

martes, 11 de junio de 2013

Maldonado 14, Madrid

Elegir restaurante para una reunión de amigos no es tarea fácil. La cocina clásica de calidad parece un valor seguro, opté por ella y por este restaurante. Cocina mediterránea de mercado y toques de creatividad, eso prometen y eso dan.
Situado en un entorno de lujo, en una zona en la que hay muchos (y algunos muy buenos) restaurantes.
Sala clásica, sobria y elegante. Espacios muy bien separados y mesas vestidas perfectamente. Mantelería de hilo y muy correctas copas.
No hay menú, la carta sugiere platos clásicos e inspiración francesa para una cocina de siempre. Compartimos entradas y postres. En lo referente a vinos, variedad y calidad a precios aceptables. Bebimos Mestizaje 2011 (V.T. El Terrerazo), alabado repetidamente en este blog, Pittacum 2007 (D.O. Bierzo) que siempre cumple y Guelbenzu Evo 2005 (D.O. Ribera del Queiles), un vino con carácter y expresividad.
La cena consistió en:
-Salmón ahumado y ensaladilla (deliciosa, la verdad)
-Foie frío hecho en casa (agradable, bien hecho)
-Ensalada de chipirones con refrito de ajos y pimiento rojo (algo decepcionante, esperaba más)
-Callos a la madrileña como en ¨Las Cuatro Estaciones¨ (ellos mismos añaden "dicen que son los mejores" y realmente cumplen con lo que exponen, son espectaculares)
-Steak tartare de solomillo (se da a probar y se acompaña de tostadas y patatas rejilla caseras, carne de mucha calidad, resultado magnífico, un tartar de los que recordaré)
-La tarta fina de manzana, la auténtica (postre de extremada finura, con un helado alcanzaría la excelencia)
-Petit fours (tejas y trufas, correctos)
El café no estuvo a la altura pero el gin tonic de Seagram's sí.
Nos atendió un camarero joven muy atento y capaz, seguro que le va bien en este mundo.
Con el descuento del 50% en los platos (eltenedor.es) pagamos algo más de 40 € por persona. Se debe tener en cuenta que se comió bastante y se bebió más.
En definitiva, lo esperado, un restaurante donde casi todo el mundo puede disfrutar, buenos productos y buena cocina. Aquí no hay técnicas modernas, aquí hay grandes platos de siempre, y los saben hacer.
Bien es cierto que echo en falta un poco de emoción, un poco de sorpresa, no es menos cierto que  el placer también se puede encontrar en estos platos bien ejecutados.

sábado, 8 de junio de 2013

Toma café, Madrid

Este local ha adquirido una fama sin precedentes en el mundo de los blogs gastronómicos teniendo en cuenta que aquí se sirve café, solo café.
El sitio es minúsculo pero huele como mis mejores sueños. Sacos de café, tablones y muebles de tu abuela para decorar. Ya se sabe, modas...
La máquina Marzocco GB5 preside la sala y, junto con el producto, protagoniza las conversaciones.
Y bueno, el espresso es fantástico, quizá el mejor que he probado. Intenso y aromático, acidez justa, una barbaridad.
Un bar donde por el precio de un café te dan mucho esfuerzo y un trozo de felicidad. Vayan, no lo duden.
¡Gracias por pensar y actuar diferente!

martes, 4 de junio de 2013

Enclos des lauzes 2010

Un recuerdo de mi último viaje a Francia:
-Enclos des lauzes 2010 (AOP Cabardès), coupage de syrah, cabernet sauvignon, garnacha y merlot.
Color cereza con ribete violáceo. Capa media-alta.
Nariz elegante, sobresalen notas de especias y frutos rojos.
En boca también destacan especias (pimienta, vainilla...) y fruta en sazón. Aparecen balsámicos. Retrogusto no muy largo.
Costó unos 8 €, no está mal.
No es un vino maravilloso pero puede pasar el corte, es una agradable compañía para la cena.
Pocas cosas son comparables a desentrañar el misterio que conlleva cada botella, a veces desilusión, a veces alegría, a veces... Esta vez me quedé contento.

domingo, 2 de junio de 2013

Un par de mercados madrileños

Sé que la excelencia no está en estos mercados convertidos en grandes bares de tapas, pero para un cliente de exigencias medias son un paraíso. A mí me gusta ir de vez en cuando, la verdad.
San Miguel fue el pionero y tiene un encanto superior, ciertamente.
Mejillones mejorables y magníficas conchas finas (este marisco me apasiona pese a no ser el más valorado). También probé la tapa de mozzarella y me gustó.
El otro visitado fue San Antón, más moderno y más tranquilo.
De lo degustado destacaré las zamburiñas (incomprensible que estén sobre hielo pese a estar hechas a la plancha), la hamburguesa de Raza Nostra y esas tostadas de sardina ahumada o de hígado de bacalao de La casa del bacalao.
También hay puntos a mejorar como unos saladísimos calamares a la andaluza, un foie penosamente bañado en una mala reducción de balsámico o alguno más. Pero bueno, le daremos menos relevancia.
Probamos también ese K-Naia 2012 (D.O. Rueda) y oye, no está mal para echar unas tapas.
Nuevos tiempos, nuevas demandas, nuevas ofertas. Estos mercados tienen sitio y se pueden disfrutar, ya lo creo.