lunes, 29 de octubre de 2012

18 comidas

Lo más gastronómico de la película es el título, ciertamente, pero, como ocurre muchas veces, las grandes y pequeñas vivencias suceden en torno a una mesa.
Luis Tosar y Esperanza Pedreño sobresalen entre el reparto, siempre a buen nivel. Es una cinta de actores, de diálogos y de silencios.
La frescura radica en la manera de contar las historias, de entrelazarlas. También en narrar cotidianeidad.
Galicia (y algo menos su gastronomía) es también principal protagonista.
Jorge Coira se ha bregado en la televisión, en series de dudoso gusto especialmente, y aquí trata de desligarse de toda comercialidad para hacer un producto de calidad, diferente. Y lo consigue, pero promete más de lo que da.
Al principio no logra despegar, mejora hacia la mitad y el final le hace subir algún entero. Pese a ello, me quedo con la idea y el formato, mucho menos con el resultado final.

domingo, 28 de octubre de 2012

1940, Andorra la Vella (Andorra)

Día de compras en ese maravilloso país que es Andorra. Toca menú del día pues.
Me decidí por este restaurante por su ubicación y porque me transmitía buenas sensaciones.
Sala clásica, espaciosa.
Manteles de tela y copas mediocres.
Menú de 13'75 € con varias opciones y sin bebidas. Para beber Sitial 2011 (D.O. Ribera del Duero), nada interesante.
Comí:
-Risotto de setas y parmesano (faltaba algo de grasa, pero correcto)
-Carpaccio de buey con mostaza (no estaba mal, pero el barroquismo de la presentación con aceitunas negras y tomates cherry rompía el hechizo)
-Selección de quesos (alguno bueno, otros sería mejor no ponerlos)
El café, bueno.
El personal fue amable, especialmente un camarero joven.
La cuenta final fue de unos 17 €.
"Quiero y no puedo", sitio agradable y alguna buena idea, pero falta de criterio.
Seguro que se pueden comer aquí buenos platos, pero esperaba otra cosa. No todo suma, eso aquí no lo saben.
Estamos hablando de un menú del día, tampoco pido excelencia, pero sí un poco más.

sábado, 27 de octubre de 2012

Fogones locales, fogones sociales

Este blog es gastronómico pero no es ciego, ni sordo ni vive en otro mundo. Desde aquí también aplaudo todas las políticas de integración y el emprendimiento social.
Hay otras, pero esta iniciativa me gusta (y que lo recoja un medio también).
La cocina es, en efecto, una salida para muchos...

domingo, 21 de octubre de 2012

Viavélez, Madrid

Muchos grandes restaurantes han creado menús de precio comedido para adaptarse a los tiempos, también éste.
Tenía ganas de venir por aquí.
Se accede a la sala bajando escalera tras atravesar la taberna. Me encanta.
Mesa algo pequeña, mantelería de tela y buenas copas.
Como decía, elijo el menú de 28 € sin bebidas. Para beber se me ofrecen unas copas generosas de Mencía Luna beberide 2009 (D.O. Bierzo), un vino sabroso y muy agradable.
Comí:
-Gazpacho (rico, buen aperitivo)

-Garbanzos con bacalao (guiso clásico bien ejecutado)
-Lasaña de verduras (muy fresca y sorprendente, un plato de los que te recuerdan que estás en un sitio donde se hacen bien las cosas)
-Chipirones encebollados (venga, aquí sí, saquen bombo y platillos, esto es un escándalo, una de esas creaciones en las que todo son aciertos, increíble)
-Vainilla, café, ron y plátano (buen postre, varias técnicas)
El café también estuvo a la altura.
Algo menos de 35 € indicaba la factura, creo que está bien.
Paco Ron es un gran cocinero y este menú lo demuestra. Producto, técnica y talento para una comida que combina imaginación y corrección.
Agradezco mucho estos esfuerzos, la alta gastronomía merece ser disfrutada por todos.
No me importaría comer aquí muchos días...

viernes, 19 de octubre de 2012

Paraninfo Flor, Zaragoza

Viaje de trabajo a la capital aragonesa, gran ocasión pues para probar uno de esos apetitosos menús de la ciudad.
Este restaurante es el último, por ahora, proyecto del premiado cocinero oscense Carmelo Bosque, de hecho, se dejó ver por la estancia.
Sala amplia y acogedora, mucha luz natural.
Mesas correctas, mantelería de tela y copas decentes.
Tres menús, de alrededor de 12, 16 y 33 €. Me quedé con el intermedio. De beber, Borsao Selección 2011 (D.O. Campo de Borja), más que agradable.
Comí:
-Fideos jugosos de verduras y pulpo (realmente buenos, con pimentón y muy buenos puntos de cada ingrediente)
-Manitas de cerdo rebozadas con puré de orejones (buen plato, técnica, textura y sabor)
-Café, cacao y avellanas (un postre que podrías encontrar en cualquier restaurante de alto nivel, absolutamente delicioso)
El servicio fue algo desigual, pero correcto.
Es una lástima que no haya fotos de los platos, las presentaciones están muy logradas. Más teniendo en cuenta que es un menú económico.
Cualidades raras en estos precios, eso ofrece este menú. Se nota que hay muy buena mano en esa cocina, ya lo creo.
Definitivamente, un muy buen menú en un restaurante céntrico. Es lógico que, según me cuentan, suela estar lleno.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Un par de barras madrileñas

Barras para cenas informales era la idea. Cerca de algún concierto interesante, el lugar. Muy rápidamente voy a contar un par de experiencias.
El primer elegido fue un conocido, El cisne azul, el templo setero de la capital.
Es un bar al que nunca entrarías de no saber su fama y capacidad, pero lo degustado rara vez defrauda.
-Trompetas de la muerte (con huevo frito, para romperlo y amalgamar el conjunto, exquisito)
No es barato, las setas y unas cervezas casi rondan los 20 €.
Al día siguiente opté por El barril de Argüelles donde el marisco es protagonista. Como no era día de grandes homenajes me decanté por:
-Mojama (media ración, tremenda, gran producto, con buen aceite para agregar a gusto)
-Tortillitas de camarones (media ración, realmente deliciosas pese a no ser las mejores que he probado, repetiría sin dudarlo hoy mismo)
La teja es cortesía de la casa, se agradece el detalle.
Con un par de cañas bien tiradas, algo más de 20 €.
Y esto es lo que tiene Madrid, muchas buenas barras donde degustar grandes productos repartidas por toda la ciudad. ¡Qué placer!

domingo, 14 de octubre de 2012

Perú sabe

La 2 (que todavía parece una cadena pública) emitió el viernes el maravilloso documental "Perú sabe" en el que se habla de Perú, de cocina, de integración y de la vida. Se debe ver si te interesa cualquiera de estas cosas.

jueves, 11 de octubre de 2012

martes, 9 de octubre de 2012

Diverxo, Madrid

Comer en Diverxo era para mí algo soñado, casi mítico. Saber que iba a hacerse realidad creaba en mí sentimientos encontrados tales como ilusión, esperanza y algo de temor a cómo me sentiría luego o a la posible decepción.
David Muñoz ofrece la que, a mi juicio, es la oferta gastronómica más apetecible de España (o una de ellas). Intentaré no etiquetar su cocina con las manidas "fusión" u "oriental", esto es cocina de autor, la mejor cocina de autor.
Este año David se convierte en pintor y sus platos en lienzos llenos de arte. A eso he venido.
El nuevo local es precioso, tras una zona de entrada con sillones y una barra, se accede a la sala. Pequeña, actual y especialmente agradable.
Mantelería de hilo y maravillosas copas Zweisel 1872.
Se ofrecen cuatro menús, escogí el más corto de ellos, ExpresXO (75 € más IVA, ¿tú tampoco pones el precio final, David?). En lo referente al vino, carta extensa, curiosa, muy conseguida. Tras pedir ayuda al sumiller me quedé con un Ostertag Fronholz Pinot Gris 2005 (Alsace AOC), un vino tremendo, muy expresivo, de otro nivel. Para el último plato salado solicité una armonía perfecta y se sirvió un Oloroso seco Villapanés (D.O. Jerez), profundo, muy bien elegido.
Esto es una fiesta, vamos allá:
-Edamame con salsa XO y espuma de jalapeño (te pone en situación, aquí van a pasar cosas, primera explosión de sabores)
 
-Sopa agria de rabo de toro, anguila ahumada y "fideos de mar" (un absoluto escándalo, textura y sabor magníficos, varias proteínas juntas, el rabo, angulas, los pececitos chinos y la anguila, me gustó hasta el tomate)
-Bocadillo de rabo con angulas (tan bueno que quisieras que el mundo parara, el rabo simula el pan y las angulas completan la excelencia)
En conjunto, increíble. El mejor plato que he comido en mi vida.
-Posticker Shangai de capón, su caldo emulsionado, shiitake y carabinero (otro gran plato, con mucho criterio, el carabinero casi crudo merece todos mis elogios)
-Bund de pintada, piel de leche de coco, cresta de pintada y quisquillas con espuma de cerveza (varios bocados exquisitos, casi no sabría cual elegir, quizá el propio mollete o las cabezas de las quisquillas, el conjunto era perfecto)
-Kimchi de fresitas de Aranjuez con chipirones a la llama (otro plato genial, muchos matices y muchas alegrías concentradas)
-Ventresca de bonito asada con dim sum líquidos de huevo frito y botarga ahumada de atún (complejo y efectivo, pero quizá el plato menos especial del menú)
-Civet de bacalao negro (sí, carne sin carne, caza sin caza, salsa hecha con sangre y huesos de jabalí y puesta al servicio de la textura del pescado, para salir a gritar a la puerta, uno de esos platos que hacen historia, no hay duda)
-Guayaba con tierra de mantequilla, helado y "phoskito" de ruibarbo (me gustan los postres más intensos, pero su frescura y acidez lo hacen delicioso)
El café, a la altura.
Tras esto pedí un gin tonic, muy correcto, y disfruté del trago mientras observaba el trabajo de sala y dejaba pasar la vida.
El servicio lo voy a calificar como óptimo. Se puede ser más académico, pero no más cercano y capaz.
Las fiestas se deben pagar, casi 150 € costó ésta. Por lo sentido, barato.
No seré yo el que entre en vanos debates sobre clasicismo y vanguardia o sobre creatividad bien o mal entendida a la hora de juzgar el trabajo de este genio. Aquí se vive algo único. Podría ser un disco o una película, pero aquí el arte va en platos y te lo comes. ¿Se disfruta más así? Puede ser.
Es la primera vez que visito un restaurante de este nivel y he descubierto varias cosas. Entre otras, que ahí se está muy cerca de la completa felicidad y el recuerdo es superior al precio pagado. Esto provocará, muy probablemente, futuros desengaños.
David estaba ahí, cocinando (y hasta pude saludarle), supervisando cada preparación y creando nuevos mundos. Él es, pues ,un cocinero de verdad.
Describir el placer no es sencillo, muchas pruebas lo corroboran. Poner negro sobre blanco lo experimentado aquí se me antoja imposible, espero haber sabido transmitir mínimamente ideas y alegrías.
Unas cuantas sensaciones se quedan conmigo para siempre...

domingo, 7 de octubre de 2012

Tres caras de la crisis

Jorge Guitián escribe hoy una entrada sobre restaurantes y crisis. Me parece muy interesante leerla así que la dejo por aquí.

viernes, 5 de octubre de 2012

La nueva cara de Noma

No seré yo el que diga que Noma es el mejor restaurante del mundo, pero hay quien así lo considera. Me parece relevante enlazar aquí su nuevo interiorismo. He de decir que me encanta.