martes, 31 de mayo de 2016

Contigo pan y cebolla, Zaragoza

Un viaje de trabajo a Zaragoza es otra oportunidad para probar un menú, ahí vamos.
Restaurante sin pretensiones, coqueto y agradable. El menú apetece desde fuera.
Caminos de mesa, servilletas de papel y copas mediocres.
El menú vale 13,90 € y es variado, incluye un Toro de Fuego 2012 (D.O. Cariñena) bastante cumplidor.
Comí:
-Alcachofas con jamón y patatas (correcto, hubiera ganado mucho con una patata bien frita al final)
-Cazón marinado con alioli de miel (se anunciaba como rebozado y no lo estaba, lo eché mucho de menos, este producto requiere otro tratamiento, plato fallido)
-Arroz con leche de coco y lima (bien en cuanto a sabor, pero arroz demasiado pasado y en grumos)
El café, regular.
El personal se mostró amable.
Otro menú que sí pero que no, me estoy encontrando bastantes así últimamente. Vi buenas maneras, pero estos platos requieren un último toque de criterio en cocina.
Se llenó, imagino que es una buena opción por la zona, habrá que darle otra oportunidad pues...

sábado, 28 de mayo de 2016

Éric Texier Brézème 2013


Otro francés:
-Éric Texier Brézème 2013 (A.O.C. Côtes du Rhône), syrah con 18 meses en barrica de roble francés.
Rojo picota de capa media, ribete violáceo.
Nariz expresiva con notas minerales, ahumados y especias, también fruta negra madura.
En boca se muestra estructurado y sabroso, fruta bien integrada y recuerdos de hierbas y balsámicos. Retrogusto largo.
Costó unos adecuados 15 €.
Un muy buen vino, de esos que se llevan el protagonismo en una cena. No lo esperaba tan pulido y lo fue, un acierto.
Habrá que seguir por esta línea.

martes, 24 de mayo de 2016

Lousas Viñas de aldea 2014

Gallego original:
-Lousas Viñas de aldea 2014 (D.O. Ribeira Sacra), mencía con algo de diferentes variedades autóctonas, once meses en fudres de roble francés.
Bonito color rojo picota de capa media, ribete rubí.
En nariz aparecen notas de frutos rojos maduros, rosas, regaliz y pizarra. Muy expresivo.
En boca persisten esos recuerdos y aparece cierto tono ahumado y también salino. Muy rico. Retrogusto medio.
Costó unos adecuados 15 €.
Un vino que se bebe en un suspiro, un placer. Mucha identidad y mucho sabor en una sola botella.
Este proyecto ya me ha dado alegrías, que vengan más pues.

viernes, 20 de mayo de 2016

Manzanilla Solear en Rama Saca de Invierno 2015

Y otra saca (aquí anteriores):
-Manzanilla Solear en Rama Saca de Invierno 2015 (D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), palomino fino sometida a crianza biológica bajo velo de flor.
Brillante color amarillo con reflejos dorados.
Nariz yodada y compleja con recuerdos de levadura, hierba fresca y fruta blanca.
En boca muestra mucha estructura, predominan notas salinas, frutos secos y fruta de hueso. Retrogusto largo.
Cuesta unos 8 € la media botella, muy correcto.
Pues poco que añadir, un gran vino. No es mi saca preferida, pero siempre es magnífica.
Que pase la siguiente.


martes, 17 de mayo de 2016

Solera 1847

Un cream:
-Solera 1847 (D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), palomino fino y Pedro Ximénez pasificadas al sol envejecido por el sistema tradicional de soleras y criaderas.
Color caoba con ribete amarillento. Denso.
En nariz se muestra bien intenso con notas de caramelo, pasas, dátiles, avellanas, miel...
En boca aparece equilibrado, con cuerpo. Persiste lo expresado en nariz y acentúa el tono tostado. Nada empalagoso. Retrogusto largo.
Cuesta unos 7 €, un regalo.
Este cream es un oloroso dulce, encabezado con Pedro Ximénez quiero decir, y así se comporta. Ideal para los que comiencen en estas lides, es dulce sin serlo del todo.
A este precio hay poco comparable, muy poco...

domingo, 15 de mayo de 2016

Plaza Goya, Zaragoza

Suelo desconfiar de los espacios multifood, o como se les quiera llamar, pero me apetecía conocer este.
Cuidada estética en un local muy amplio que combina gran variedad de propuestas gastronómicas (desde sushi a gastronomía francesa o clásicos de tapeo).Existe también un competitivo menú del día a 9,50 €, por el que optamos.
Mesas demasiado juntas, caminos de mesa y copas mediocres.
El menú incluye una copa de un agradable Glárima Joven 2015 (D.O. Somontano). Vi que había varios vinos portugueses en carta, quizá haya que probarlos algún día.
Comimos:
-Ensalada japonesa (muy heterodoxa, con verduras crudas, arroz y salmón, la soja era el aliño, lo cierto es que resultaba satisfactoria)
Compartimos los segundos:
-Huevos rotos con jamón (poco o nulo interés, nada estaba como debería)
-Rabo de toro estofado (plato absolutamente fallido, carne que no se podía separar del hueso y sabor plano de la salsa)
-Tarta de yema (correcta pero todavía congelada)
El café tampoco pasará a mi catálogo de buenos recuerdos.
El personal se mostró amable aunque irregular. Al ver que el estofado se quedaba en el plato ofrecieron cambiarlo por otra opción que no se concretó. Declinamos, pero agradezco el gesto.
Pagamos 11 €, que en condiciones normales parece buen precio. Quizá tuvimos mala suerte...
Un espacio actual, bonito y atractivo como este merece una completa revisión de los conceptos y profesionales formados y creativos. Errores evidentes en cocina y escaso conocimiento de recetas y técnicas lastran el proyecto, este no parece el camino.
Con todo y con eso, es posible que algún otro viaje a Zaragoza haga que le dé segunda oportunidad.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Suertes del Marqués Trenzado 2014

Me encantó otro vino de este proyecto, veamos este:
-Suertes del Marqués Trenzado 2014 (D.O. Valle de la Orotava), coupage de listán blanco o palomino, Pedro Ximénez y vidueño (variedades autóctonas como marmarjuelo, gual, vijariego blanco, verdello y baboso blanco) con 8 meses en hormigón y roble francés.
Color amarillo dorado bien brillante.
En nariz aparecen flores blancas, hierbas secas, frutas de hueso y frutos secos. Muy complejo y expresivo.
En boca se muestra graso y fresco. Persisten las notas ofrecidas en nariz. Muy elegante. Retrogusto medio y con ligero amargor que redondea el trago.
Costó unos 15 €. Buena relación calidad-precio.
Un vino diferente para bien, una alegría para el paladar. Frescura y potencia en boca y muchos matices en nariz, ¿qué más se puede pedir?
Ah, y me gusta que le enseñe al mundo el sistema del cordón trenzado.
Acierto total. 



jueves, 5 de mayo de 2016

La Nansa, Sitges (Barcelona)

Viaje de amigos a Sitges, tocaba menú de grupo de precio no muy alto y de cierta envergadura. Escogimos este restaurante por esas razones.
Local clásico marinero, clásico hasta el tuétano, y bastante amplio.
Mesas demasiado juntas, manteles de tela y copas mediocres.
La carta se centra en productos de km. 0 y especialidades marinas. Resulta apetecible. El menú concertado siguió esas mismas líneas. Incluía vinos D.O. Penedés demasiado intrascendentes y malvasía de la localidad para los postres, de esta última también he probado mejores.
Vamos con lo sólido:
-Escabeche de bonito del Mediterráneo con lamas de patata y verduras en vinagre (buena conserva casera, el resto sin interés)
-Alcachofas rebozadas “La Nansa” (realmente agradables, buena técnica)
-Fritura de boquerones (tersos y firmes y bien tratados, quizá lo mejor de la cena)
-Mejillones a la marinera (pequeños y pasados de cocción, plato fallido)
-Arroz caldoso de pescador (buen sabor y buen punto, se notaba el fumet bien hecho, demasiado caldoso para mi gusto)
-Helado crocanti (prescindible)
El café tampoco llamó mi atención.
El personal se mostró diligente aunque faltó simpatía. Admito retraso en la llegada al restaurante, eso no ayuda.
Pagamos 30 €, lo veo correcto.
Los menús de grupo no son buenos para conocer un restaurante, pero una idea sí dan. Nubes y claros ocuparon la cena, quizá esperaba un poco más.
Este tipo de establecimientos son producto y servicio, ninguno estuvo a gran nivel pero tampoco faltaron del todo. Sí y no, en definitiva.
Replanteémonos también estos conceptos, ganaremos todos.

lunes, 2 de mayo de 2016

Medrano Irazu Reserva de Familia 2009

Otro buen regalo:
-Medrano Irazu Reserva de Familia 2009 (D.O.Ca. Rioja), monovarietal de tempranillo con al menos 14 meses en barrica de roble francés.
Color cereza de capa alta, ribetes rojizos.
En nariz es complejo, notas de fruta madura y balsámicos, también minerales y lácteos.
En boca muestra mucho cuerpo, persiste lo anunciado en nariz. retrogusto largo.
Desconozco precio.
Un buen vino que no es mi vino. Rioja, clásico y bien hecho, me gusta pero tengo la sensación de que ya me lo he bebido todas las veces que me apetecía.
Potente, necesita comida a la altura.