miércoles, 26 de febrero de 2014

Zumo Via Nature rosa


Ya he hablado en este blog de zumos, me gustan, es lo que hay...
Este lo encontré refrigerado, en Hipercor, a alrededor de 2,50 € la botella de 900 ml.¿Por qué no llegar a un litro al menos? ¿Por ahorrar? Vaya tema.
Tienen varios, pero yo he probado el rosa. Sandía, piña y agua de rosas son sus principales armas. No es únicamente fruta pero hay que decir que el sabor es muy interesante. Buena combinación.
Tengo claro que "lo natural" vende, ¡qué manía! Ojalá se eligieran los zumos por su contenido en fruta y por su sabor en lugar de por sus aditivos o edulcorantes.
Un consejo, huyan de sus supuestas cualidades sanitarias, veo más vaguedades que verdades. Eso sí, el sabor les puede conquistar, rezuma elegancia.

domingo, 23 de febrero de 2014

Tatau Bistró, Huesca

Ya se ha dicho en este blog que Huesca es muy interesante en lo que a tapeo se refiere. Me cuentan que el bar de moda en la ciudad es el que hoy nos ocupa. Veamos.
Sábado noche, mucha gente y un pequeño hueco en la barra esperándonos. Todo con buena pinta, gran pizarra de opciones y buen rollo. Los tatuajes y la estética pin-up son el emblema de la casa. Me gusta. Dentro hay un pequeño reservado en el que poder sentarse, fuera barra y mesas altas.
También los vinos se ofrecen en la pizarra, pocos y sugerentes, pero desde aquí les animo a profundizar en ese apartado. Probé Hacienda López de Haro Crianza 2010 (D.O.C. Rioja), un vino que siempre me gusta, Lu&Be 2010 (D.O. Ribera del Duero), intrascendente, y Xestal 2007 (D.O. Bierzo), buen embajador de la mencía.
Vamos con la comida:
-Foie, manzana y queso de cabra (buen foie, agradable combinación)
-Steak tartare (correcto, quizá algo falto de alegría)
-Mollejas de ternera con patata y jamón (si no fuera por un pequeño exceso de sal hubieran alcanzado la excelencia)
-Bravas (un poco aceitosas pero muy recomendables)
-Vieira XL (las vieiras estaban deliciosas, el sofrito sublime, platazo)
-Pulpo con papada y sobrasada (la combinación menos lograda de las probadas, pese a eso estaba bueno)
El café no pasará a mi particular historia.
La cuenta ascendió a 20 € por persona. Comimos bastante, el precio es muy adecuado.
Salí con muy buena sensación, muy buena. No es que comiera nada increíble, pero disfruté cada plato y el concepto general.
Es muy placentero encontrar este tipo de barras en cada vez más ciudades. Creatividad, ganas y sonrisas, acierto seguro. Ya es una propuesta interesante, pero intuyo una afortunada progresión.
Volveré...

viernes, 21 de febrero de 2014

La segunda vida de Ferran Adrià

El especial de El País sobre Adriá es del todo recomendable.
Me gusta eso de "Ferran Adrià no es un cocinero. Es lo más parecido que tenemos a un gurú", lo define bien, se ha ganado ese nivel.
Este arte ya se considera arte, aunque El Roto no parece estar de acuerdo...

domingo, 16 de febrero de 2014

Del ‘blues’ a la cocina

Hoy solo recomiendo un artículoSomos el único animal cocinero, por eso la cocina es una pasión, por eso estamos aquí.

miércoles, 12 de febrero de 2014

La seta de cultivo que sabe a seta

Este blog también reivindica la capacidad de integración que tiene la cocina. Este artículo me ha vuelto a hacer pensar en ello.
Buen producto e integración, tenía que recomendarlo. Nada habla mejor de una sociedad que su forma de ayudar al que lo necesita.
¡Ah! Y unos shiitakes con un poquito de soja son pura delicia...

domingo, 9 de febrero de 2014

Fino Virgen Palomares

Un regalo traído desde el sur:
-Fino Virgen Palomares (D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), palomino en sistema de soleras y criaderas.
Color amarillo claro, limpio.
En nariz aparecen frutos secos y flores. Menos salino que otros finos.
Ya en boca persiste el fruto seco, almendras principalmente. Seco y con un notable amargor. Falto de equilibrio e intensidad. Retrogusto largo.
Desconozco el precio.
Un fino que puede servir para quitarte el "mono", pero que no llega a los altos niveles. Solo uno más entre muchos.

jueves, 6 de febrero de 2014

Solar de la vega 2012

Uno de esos verdejitos:
-Solar de la Vega 2012 (D.O. Rueda), joven monovarietal de verdejo.
Color amarillo pajizo, ribete verdoso.
Nariz poco intensa, aparecen cítricos, manzana verde y fruta tropical.
En boca persiste la fruta tropical, correcto equilibrio. Retrogusto medio.
Fue un regalo, pero es un vino que no llega a los 3 €. Adecuado.
No soy yo un fanático de esta uva, pero bueno, tampoco sufro con ella. Este es un vino del que no puedes esperar mucho pero que cumple.

domingo, 2 de febrero de 2014

Las Torres, Huesca (II)

Volvía a este templo de la cocina oscense con mucha ilusión. Todo sigue igual.
Era una celebración y un menú previamente pactado.
Mesa perfectamente vestida y copas correctas.
Los vinos iban incluidos. Se sirvió un correcto verdejo D.O. Rueda y Conzieto Roble 2011 (D.O. Somontano). Este último me gustó mucho, muy equilibrado. Digamos que los vinos era lo de menos, la comida tuvo mucho mayor protagonismo.
Comienza el espectáculo:
-Aperitivos (en varios pases, sferificación de oliva negra con frambuesa, seta de queso, sushi, polvorón de pizza y tartar de atún, gran despliegue de técnica y sabor, me quedo con el polvorón por su curiosidad)
En este momento llega el pan, los panes, para ser exactos. Simplemente estupendos.
-Foie, patata, huevo y crujiente de madeja (crema de foie muy agradable, un plato clásico con un cierto giro)
-Ensalada de marlín marinado (muy bien hecha, interesantes contrastes, el pescado presentaba una magnífica textura)
-Rabo de cerdo con cocochas y salsa de pimentón (uno de los grandes platos que he comido, lo solicité y ahí estuvo, para levantarse y aplaudir)
Ya incluí este plato en una de mis selecciones anuales, seguramente lo sigue mereciendo.
-Alcachofas con foie (otro plato digno de cualquier gran mesa, grandes productos y muy bien tratados)
-Merluza con aliáceas (magnífico punto del pescado y diferentes preparaciones con ajetes y cebolla, interesantes técnicas)
-Solomillo de vacuno con salsa de queso (buena carne, muy sabrosa, sorprendente)
-Naranja en texturas (un postre o prepostre increíble, sobresalía el bizcocho)
-Oreo y helado de leche (bueno, pero sin estar al nivel de su compañero)
Un buen café acompañado de curiosos petit fours cerró la comida. ¿Ya he dicho que agradezco mucho algún petit four?
El personal estuvo muy amable, como siempre. Infinitas ganas de agradar.
El menú se cerró en 44 € por persona, adecuado.
Un menú pactado limita el margen de lucimiento, pero en este caso no sirvió de excusa. Platos de altísimo nivel y otros muy correctos. Salimos muy contentos, que es de lo que se trataba.
Quizá Huesca es la gran joya gastronómica desconocida de este país y quizá este sea uno de sus principales exponentes...