Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2019

Rodamar, L'Ampolla (Tarragona)

Nuevo restaurante interesante en la zona, había que probarlo.
Bonito edificio a unos metros del mar. La terraza está integrada en él. Muy agradable.
Decidimos comer en el interior buscando una climatización que no llegó.
Mesas con inadmisibles, dado el lugar, manteles de papel y copas adecuadas.
La carta ofrece principalmente mariscos, pescados y arroces. Hay un menú de 24 € sin bebida, pero optamos por la carta. En lo enológico, no muchas pero interesantes referencias a precios comedidos. Bebimos un muy fresco y aromático Modernista blanc 2018 (D.O. Terra Alta) y un untuoso y floral Ilercavònia 2018 (D.O. Terra Alta).
Llega la comida:
-Croqueta de rabo de vaca (casi solo la fibra, correcta, bien frita)
-Mejillones al vapor (sabrosos, buen punto)
-Fritura de pescado (técnica muy bien aplicada, un disfrute, abundante ración, servida con romesco y tártara)
-Arroz de alcachofas y galeras (intenso sabor y adecuada cocción, un verdadero éxito)
También probé el pulpo con patata macaria y pap…

Fino en rama 2012 Williams Colección de añadas (saca de noviembre de 2018)

Otra vez Sur:
-Fino en rama 2012 Williams Colección de añadas (D.O.Jerez-Xérès-Sherry), monovarietal de palomino fino fortificado y con crianza estática de cuatro años en botas grandes de roble americano bajo velo flor. Saca de noviembre de 2018.
Color oro viejo muy brillante.
En nariz es especialmente complejo. Predominan frutos secos, sobre todo almendra, y las propias levaduras. También algo de naranja amarga.
En boca es pura elegancia y concentración. Seco y con mucho cuerpo. Apasionante mineralidad y más frutos secos. Retrogusto muy largo.
Costó unos 15 € (botella de 50 cl.).
Estamos ante un vino muy especial, realmente diferente y que da mucho más de lo que cuesta. Absoluta expresividad, enorme persistencia y mucho carácter.
Una pasada.

Clunia Syrah 2015

Syrah castellano:
-Clunia Syrah 2015 (V.T. Castilla), monovarietal de syrah con 12 meses en barricas de roble francés.
Rubí brillante de capa media, ribete violáceo.
En nariz es delicado. Fruta negra, especias dulces, balsámicos y cacao.
En boca es suave y equilibrado. Refrenda la nariz, con especial protagonismo de fruta negra madura. Retrogusto medio.
Fue un regalo, pero cuesta unos 14 €.
Un vino correcto, que queda bien en cualquier sitio pero que no llega a sorprender. Muy adecuado para según que aforos.
Bien.

Visita a Can Kenshô, L'Ampolla (Tarragona)

Conocía y había probadoel primer sake del Mediterráneo, pero me apetecía conocer mucho más sobre su producción.
La masía se encuentra en las afueras de L'Ampolla.
La visita comienza con una agradable charla con Humbert Conti, el propietario e ideólogo de todo esto. En ella explica, acompañado de un té verde frío, el entorno, las variedades de arroz y el proyecto.
Tras ello se pasa a la bodega y allí sí que se adentra en el proceso de producción del sake.
Llega lo importante, la cata.
Pudimos probar el tokubetsu junmai, que vendría ser un sake de autor y que resulta muy afrutado y aromático, con notas de melón y melocotón, y que es mi preferido, el nigori, que es más seco y con tonos lácticos, y el tesake, con té verde, más sencillo y que puede sustituir a cualquier bebida de aperitivo.
Para acompañar la bebida se ofrece hinojo marino encurtido, una tapa con manzana, queso y miso, chocolate y su propio amazake.
El miso de arroz, también hecho por ellos, es impresionante. Sabor prof…

Tintorera 2016

Hoy toca Mediterráneo:
-Tintorera 2016 (D.O. Alicante), coupage de garnacha tintorera y monastrell con 12 meses en barricas grandes y habituales de roble francés.
Cereza intenso de capa alta.
En nariz es muy expresivo. Predominan fruta negra y roja, tomate, especias, sotobosque...
En boca es estructurado y carnoso. Muy complejo y equilibrado. Persiste la nariz. Retrogusto largo y agradable.
Costó unos 14 €.
Lo cierto es que me ha encantado. Mucha personalidad y mucho protagonismo varietal. Lo que yo buscaba en este caso.
Excepcional.

La barraca, L'Ampolla (Tarragona) (II)

Vuelvo a un restaurante que me dejo una buena impresión. A ver.
Sin cambios sustanciales.
Elegimos terraza.
La noche era muy dulce, pero los mosquitos nos amargaron el rato.
Persisten manteles y servilletas de papel y copas pésimas.
La carta, basada en pescado, marisco y arroces, es apetecible. En lo enológico, pocas referencias y escaso interés, aunque precios comedidos. Bebimos Bertha Brut Nature (D.O. Cava) y no me satisfizo especialmente.
Cenamos:
-Pescaditos fritos (mucho mejor aspecto que sabor, mejorables producto y técnica)
-Cañaíllas (correctas)
-Sepia (la sepia en sí era buena y estaba bien hecha pese a ser muy escasa, pero no comprendo servirla con esa inadmisible ensalada)
-Chapadillo de anguila (muy agradables, de nuevo sobra la lechuga)
Postres helados industriales.
El café no mejoró la impresión.
Servicio con demasiada prisa y poco detalle.
Pagamos 23 € por persona. Buenos precios.
Se me ha borrado el buen recuerdo de la visita anterior. Es cierto que la cuenta es amabl…

La llotja, L'Ametlla de mar (Tarragona) (II)

De vuelta a este gran restaurante.
Todo sigue igual, así que vamos a lo importante.
Esta vez comimos en la acogedora y mínima sala.
Mesas cómodas y muy bien vestidas. Copas adecuadas.
La carta sigue prácticamente igual. En lo enológico, más de lo mismo.Bebimos Vespres Blanc 2018 (D.O. Montsant), que resultó fresco y sedoso.
Mis acompañantes no conocían el restaurante, por eso repetí bastantes de los platos.
Comimos:
-Aperitivo (bloody mary y bacalao con romesco, agradables)
-Ventresca de atún rojo con aromas mediterráneos (inconmensurable producto y muy bien tratado, un espectáculo)
-Tartar de atún rojo con patatas fritas con curry (una de esas preparaciones que dan sentido a un tipo de cocina, increíbles textura y sabor y maravillosas patatas, de los platos que se recuerdan mucho tiempo)
-Buñuelos de bacalao (exquisitos, siguen siendo un placer)
-Espardeñas, papada ibérica y pistacho (maravillosas, pero todavía las recordaba mejores)
-Chipirones con cebolla confitada (otra delicia, mu…

Poças Reserva tinto 2016

Volvemos a Portugal:
-Poças Reserva tinto 2016 (Douro D.O.C.), cuopage de touriga nacional, touriga franca y tinta roriz con doce meses en barricas.
Cereza de capa media, ribete violáceo.
En nariz es intenso y complejo. Mucha fruta negra en sazón, especias y algo de cuero.
En boca es concentrado y equilibrado. Persisten fruta casi compotada y especias. Retrogusto largo y persistente.
Costó unos 15 €.
Un vino atlántico con una concentración cercana a un Oporto y al que, quizá, solo le falte algo de botella para ser impresionante. Muy interesante. Pura seda.
Elegante.

Tuna Tour

Balfegó ofrece uno de los mejores atunes rojos del mundo y, además, posibilita verlos en su medio natural. Me apetecía mucho esta experiencia.
El Tuna Tour parte del puerto de L'Ametlla de Mar, en Tarragona, y te lleva hasta las piscinas en las que viven los atunes. El catamarán, muy moderno y cómodo, alcanza quince nudos de velocidad en la travesía.
Tras unos veinte minutos, las piscinas.
50 metros de diámetro y 35 de profundidad para unos 300 atunes de hasta 250 kg.
Y por fin se ven atunes.
Tras esto llega la culminación, que es nadar con los peces. 45 minutos de momentos muy singulares. Se ven muchos y todo el rato, así que se disfruta.
La actividad está muy controlada, la seguridad es alta.
Había medusas y picaron a varias personas. Eso se debería mejorar.
Tras esto te puedes duchar y hasta cambiar de ropa.
La degustación se compone de un sashimi de lomo con soja y wasabi. Por supuesto, muy bueno.
Se acompaña de cava, vino, bebidas gaseosas...
Lo que menos me gustó fue que no hu…

Navazos Niepoort 2016

Un vino muy especial:
-Navazos Niepoort 2016 (Vino de España, zona de Jerez), monovarietal de palomino fino con 12 meses en botas de roble bajo velo de flor sin fortificar.
Color amarillo pajizo.
En nariz es intenso y singular. Predominan notas cítricas, hierba, levadura, frutos secos...
En boca es directo y fresco. Sabroso y salino. Notas amargas, albariza y frutos secos. Retrogusto largo y placentero.
Costó unos 15 €.
Su peculiaridad lo hace imprescindible. Hay que probarlo. A mí me encanta, es un vino que cautiva desde la primera copa.
Un territorio y una manera de hacer las cosas.