domingo, 29 de marzo de 2015

Manzanilla Solear en Rama Saca de Invierno 2014

Otra saca de placer (aquí la de primavera de 2014):
-Manzanilla Solear en Rama Saca de Invierno 2014 (D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda). Uva palomino fino sometida a crianza biológica bajo velo de flor.
Brillante color amarillo con reflejos dorados.
Nariz expresiva, aparecen frutos secos, cítricos, levadura y notas salinas.
En boca muestra toda su complejidad y todo su equilibrio. Destacan yodados, flores y frutos secos. Retrogusto largo.
Costó unos 7 € la media botella, maravilloso.
Si la comparo con la anterior catada diría que esta es algo menos redonda, pero también espectacular.
En fin, un vino que me apasiona y que intento visitar a menudo. Espero que vengan más por aquí...

jueves, 26 de marzo de 2015

Lambuzo, Madrid

Tenía curiosidad por conocer este restaurante de cocina andaluza. Allá vamos pues. Opté por el establecimiento del centro.
Bonito espacio, decoración actual. Lleno en un sábado noche.
Mesas desnudas y copas mejorables.
Aquí manda la buena tradición del sur y la fritura. Vamos pues. En cuanto a vinos había poco interesante, un punto a mejorar, y quise probar un tan sevillano como intrascendente Marqués de Eliche.
Cenamos:
-Aperitivo (me gustó la zanahoria con aires morunos)
-Langostinos de Sanlúcar (placer absoluto, uno de los grandes productos de este país)
-Croquetas (de gambas al ajillo y de tortilla de camarones, bastante más jugosas y sabrosas las primeras)

-Lambuceo marinero (fritura variada, el plato que me lleva de viaje a las playas gaditanas, fantástico todo, destacaría el choco y el salmonete)
-Atún rojo a la plancha (producto correcto sin más, muy buen punto y guarnición inadecuada, quizá este restaurante necesita mejor túnido)
-Tarta de queso (la casa tiene fama en postres y realmente esta tarta era deliciosa)
No tomamos café, había que liberar pronto la mesa.
El chico que nos atendió fue ejemplo de amabilidad y profesionalidad. No obstante, un local tan abarrotado hace que el personal ande desbordado.
La cuenta ascendió a unos 25 € por persona.
La sensación final fue buena, comprendo que el local esté de moda (lo cual no es garantía de comer bien, pero sí esta vez). La cocina maneja bien los puntos especialmente en las frituras,ese parece el camino a seguir.
Más productos como esos langostinos aportarían interés, lo que no tengo tan claro es que trajeran más clientes.
Me alegro de que les vaya bien. Trataré de volver...



sábado, 21 de marzo de 2015

La vallada 2012

Hoy toca vino serio:
-La vallada 2012 (D.O. Arlanza), tempranillo con doce meses en barrica de roble francés y tanques de inoxidable.
Color picota oscuro con ribete violáceo.
En nariz destacan fruta roja madura, flores y especias.
En boca se muestra muy agradable y fino. Recuerdos de fruta roja y negra y especias. Retrogusto largo y sabroso.
Costó unos 12 €, muy bien.
Olivier Rivière ofrece aquí un gran vino. Sorprende porque esperas que no sorprenda. Me lo recomendaron y tenían razón.
Para quedar bien en cualquier ocasión, para disfrutarlo con lo que sea, o solo, claro...
Me gusta hasta la botella.

martes, 17 de marzo de 2015

Lakasa, Madrid (II)

Ya dije que Lakasa me encanta, tenía que volver...
Todo sigue igual, así que pasamos a lo importante.
La carta sigue siendo sugerente como pocas. Al ser sábado había steak tartar y esas oportunidades no se dejan escapar.
En lo referente a vinos opté por Baumard Vert de l'Or (Vin de Table), un rarísimo y magnífico verdelho de la zona de Anjou, y un siempre excepcional Habla del silencio 2013 (V.T. de Extremadura). Al final de la comida, y como cortesía, se nos sirvió una copita de Anahí 2013 (D.O.Ca. Rioja), un correcto vino dulce.
Vamos con los platos:
-Perdiz en escabeche (buen bocado)
-Buñuelitos de Idiazábal (buenísimos, pero todavía los recordaba mejores)
-Tartar de lubina salvaje (con mostaza y huevas de tobiko, delicioso)
-Corvina con lombarda (espectacular punto y sabor del pescado, la guarnición me ofreció alguna duda, eso sí)
-Steak tartar (César tuvo la deferencia de separarlo por grado de picante, uno de los mejores que he probado nunca, para levantarse y aplaudir)
-Liebre a la royale (uno de esos platos míticos de la casa, intenso y a la vez delicado, una maravilla en sí mismo)
-Los quesos de Antony (la excelencia, el rouelle cendré, el petit mosellan y el roquefort no los podré olvidar)
Quiero detenerme un momento ante esta tabla de quesos, ¡qué barbaridad! En pocos sitios se puede encontrar algo semejante.Agradezco mucho la explicación detallada con soporte tecnológico y la nota para el recuerdo.
Buen café final.
El servicio anduvo muy correcto y la presencia y simpatía de César lo mejora todo.
La cuenta marcó unos 40 € por persona y eso es otra alegría.
Esta casa sí que es una buena visita. Te vas de aquí con la sensación de que hay esperanza, de que hay gente trabajando bien, de que estamos vivos.
César Martín lo ha hecho, lo hace y lo hará. Sus llenos son su éxito y su sustento, pero también son un triunfo de cualquiera al que le guste este mundo.
¡Bravo!




domingo, 15 de marzo de 2015

La casilla 2012

Vamos con un bobal rico:
-La casilla 2012 (D.O. Manchuela), monovarietal de bobal con unos diez meses en barrica de roble francés.
Bonito color rojo picota y ribete violáceo. Capa alta.
Nariz intensa de fruta roja y negra maduras, fruta en licor y tostados.
En boca se muestra elegante y potente, de nuevo fruta negra bien madura y también balsámicos. Retrogusto largo y placentero.
Costó unos 12 €, muy adecuado.
Pues lo esperado, uno de los mejores vinos que se hacen con esa curiosa uva que es la bobal. Representante de un proyecto honesto, de una manera de entender la vida. Solo puedo aplaudir a la gente que hace tan bien las cosas.
No lo dudéis, probadlo.

miércoles, 11 de marzo de 2015

El quinto vino, Madrid

Este es uno de esos sitios donde Madrid sigue siendo aquel de villa y corte. Le tengo cariño, me apetecía hablar de él.
Típico local que permanece imperturbable...
Te reciben con un caldito en invierno, y aunque no es lo mío se agradece...
Para beber optamos por unas cañas y luego por la Manzanilla en rama Micaela (D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), que me pareció una absoluta delicia.
Hay que probar las tortillitas de camarones. En Madrid solo las he probado mejores en Surtopía. Sublimes.
Y luego nos apetecieron los callos con garbanzos. Tan clásicos como buenos. Gran guiso.
Como es norma en la casa, cada poco tiempo se ofrecen tostadas con pisto, sobrasada... Buenos detalles.
Este aperitivo costó unos 7 € por persona, genial.
Y bueno, eso es todo, que te vas de aquí con una sonrisa...
Larga vida a esta vida...

sábado, 7 de marzo de 2015

Gobelsburger Grüner Veltliner Lössterrassen 2013

Hoy toca austriaco:
-Gobelsburger Grüner Veltliner Lössterrassen 2013 (Kamptal, Austria), monovarietal de grüner veltliner. Desconozco proceso de elaboración.
Color amarillo pálido con reflejos dorados y verdosos.
En nariz aparecen notas de fruta en almíbar, fruta blanca, flores y cítricos. También algo de mineralidad.
En boca se muestra untuoso. Recuerdos a frutas tropicales y minerales. Buena acidez. Retrogusto medio.
Costó unos 10 €, correcto.
Me gustó, es un vino agradable. Lo veo indicado para comida japonesa o quizá también para picantes moderados.
Se le puede dar una oportunidad...

lunes, 2 de marzo de 2015

Mercado de Maravillas, Madrid

He leído que es la superficie comercial más grande de Europa en una sola planta y eso ya me parece interesante, la verdad.
El edificio es racionalista y la planta de abajo está dedicada a servicios de los propios puestos.
El mercado es espectacular, una impresionante variedad de puestos y productos espera al visitante. Yo vi de casi todo. Quizá lo más llamativo sean sus pescaderías y sus fruterías, pero lo dicho, hay mucho que ver.
También vi algún que otro bar donde reponer fuerzas.
No es un mercado lujoso, aunque lujos hay, y parece destinado a cubrir las necesidades de los compradores de la zona. Está vivo.
No es tampoco el más turístico de Madrid y, quizá por ello, sea más auténtico.
Vale la pena visitarlo.

domingo, 1 de marzo de 2015

Maricastaña, Madrid

La idea era desayunar en un sitio céntrico y opté por este moderno local.
Decoración rústica, rabiosamente actual. ¿Va a acabar esta moda?
Elegí la tarta de zanahoria (carrot cake) con mascarpone, bastante buena.
El error fue servir el café antes que la tarta. Ya estaba frío cuando pude tomarlo, eso no puede ser.
Costó unos 5 €, algo caro.
Vi que tienen menú del día y diferentes opciones a lo largo de la jornada, no parece mala opción para algo informal y modesto.
Hay mejores desayunos a unos pocos metros, pero puede servir...