martes, 29 de abril de 2014

La lista antiMichelin

Lo escribo todos los años, me ofrecen tantas dudas, pero no se pueden dejar pasar...
Ayer se conoció la lista The World’s 50 Best Restaurants, vamos con ella.
La gloria de esta edición es para Noma y su cocina local renovada, El Celler de Can Roca se queda la segunda plaza y nuestro país sale bien parado, cuestión poco sorprendente.
La lista completa tiene de todo pero lo que más tiene es desencuentros con la Michelin. No creo ser afrancesado (cosa que me molestaría más bien nada) si digo que no refleja el nivel de aquel país. Y tampoco el nuestro. ¿Diverxo? Por favor...
Me alegro por los beneficiados en esta rifa.
Quizá haya un tipo que le vea criterio a todo esto, yo no...

sábado, 26 de abril de 2014

Mayonnaise Maille Fins Gourmets

Maille es una de esas marcas con las que aciertas sí o sí. Sus mostazas variadas, su excelente vinagre balsámico y algún otro producto están entre mis preferidos. Por todo eso tenía ganas de probar esta mayonesa.
Debo decir que, estando buena, ha supuesto para mí una pequeña decepción. La mostaza, el limón o el vinagre consiguen que sea excesivamente ácida para mí.
Muchos matices, eso sí. Muy especiada, muy aromática y de maravillosa textura, pero...
Casi siempre hablo aquí de productos que me sorprenden o que colman mis expectativas, el de hoy no lo ha hecho. Eran muy altas, eso sí.
Costó alrededor de 2,50 € el bote de 320 g., se le puede dar una oportunidad.
Recomiendo que la probéis, que quede claro...


miércoles, 23 de abril de 2014

De nuevo en El Tubo, Zaragoza

El Tubo se ha convertido ya en un clásico de este blog, creo que esta es ya la cuarta entrada que habla de lo vivido, comido y bebido por allí.
Volvimos a Almau, a Doña Casta, al Texas, a lo de siempre...
Pero además de eso se incorporaron un par de visitas nuevas.
No hace mucho que abrió El indio malo, había que probar sus empanadas. Elegí la de carne picante y estaba realmente buena. No creo que sea la última vez que las pruebe. Muy bien.
Bal d'Onsera se ha reinventado y ahora presenta una pequeña barra donde picar algo.
Opté por el tartar de presa ibérica con ajos tiernos y la verdad es que es magnífico.
Mención aparte merece la copa de La Garnacha Salvaje del Moncayo 2012 (D.O. Ribera del Queiles), que es un vino estupendo.
Los precios de este último son algo más altos, pero en general la zona es bastante asequible.
Y bueno, lo de siempre, me encantan estas calles llenas de tradición e innovación. Seguro que volvemos.

viernes, 18 de abril de 2014

Mantequilla Échiré demi-sel

De esta mantequilla se dice que es la mejor del mundo, al menos debo decir que es la mejor que yo he probado.
Hay otras mantequillas, claro, como las de Isigny, pero esta es la excelencia.
Ya sea sobre un trozo de pan o en alguna receta, es muy fácil darse cuenta de que esto es otra cosa, es absoluto espectáculo.
Costó algo más de 5 € la pella de 250 g., lo merece.
Por gustarme, me gusta hasta la cajita de madera que la contiene. Ahí está la declaración de intenciones, de lo clásico a lo actual.
Sonora ovación.

martes, 15 de abril de 2014

The trip

Dos cómicos ingleses perdidos en un viaje gastronómico improvisando chistes que se pierden en el doblaje y filosofando, ¿te apetece?
A mí me apetecía, ¡error!
No puedo decir que sea una mala película, hasta tiene sus momentos, pero no me acaba de llegar. Me gusta alguna conversación, me gusta el final, me gusta como transmite la soledad...
Winterbottom es irregular, ya lo sabemos, y peculiar, también lo sabemos. Aquí no lo consigue, no consigo ver la transcendencia.
Por si fuera poco se critica la cocina creativa, eje conductor del metraje. Incomprensible.
Ambos actores están bien pero el doblaje anula sus trabajos.
Me quedo con los platos que prueban (y los vinos), aunque no sepan apreciarlos... ¿Y si me ocurre a mí lo mismo con la película?

domingo, 13 de abril de 2014

Lakasa, Madrid

Pocas veces un local pone tan de acuerdo a la crítica como este, tenía que conocerlo.
Domingo (me encanta que se pueda comer en domingo en los grandes), ligera sensación de resaca y sueño, metro y calles de Madrid...
Local acogedor, muy informal.
Mantel individual y servilletas de tela. Prefiero otra cosa y además los manteles me parecen horribles, cuestión de gustos. Copas correctas.
Carta de las que te llaman, preparaciones curiosas y productos de temporada. Casi todo en medias raciones, lo aplaudo.
Buena selección de vinos por copas. Probé Manzanilla Torrebreva ((D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), elegante y delicada, Treinta mil maravedíes 2011 (D.O. Vinos de Madrid), agradable, Flor de Vetus 2011 (D.O. Toro), intenso, sensacional y Baumard Carte D'Or 2010 (AOC Coteaux du Layon), especialmente sorprendente. Todos ellos a 3 € o menos la copa, un placer.
Comí:
-Aperitivo de morcilla y calabaza (intrascendente)
-Buñuelos de Idiazábal (espectaculares, para volver solo por ellos)
-Croquetas de calçots (bien, pero nada que ver con sus compañeros)
-Revuelto de corujas con Comté (me gustó pero quizá le añadiría algo de sabor y contundencia)
-Tierra vs. agua (lamprea desmigada con orechiette, uno de esos platos que recordaré mucho tiempo, me quito el sombrero ante César y su equipo)
-Lakasito (se supone que dentro está su filosofía, probadlo, exquisito)
El café final con minimagdalena estuvo a buena altura.
El servicio fue muy atento y eficaz.
La cuenta ascendió a 46 € (invitación al café). Buen precio.
Estamos ante una casa de comidas de las de ahora, de las de siempre... Un lugar en el que se disfruta, un espacio al que deseas volver.
César Martín es un cocinero como la copa de un pino y además ha dado con la fórmula para triunfar. Comer maravillosamente y pagando lo adecuado no es sencillo, aquí se consigue.
Esta "kasa" pasa desde ahora mismo a ser también la mía.



sábado, 12 de abril de 2014

Quiero ser "El buen comentarista"

Se supone que soy lo que Mikel López Iturriaga llamaría un crítico online así que, de su lista, espero ser uno de los últimos, "El buen comentarista".
El motivo de esta entrada no es otro que reivindicar este blog frente a otras páginas en las que proliferan el resto de la fauna descrita en esa magnífica enumeración.
Juzguen y comparen, me atrevo...

domingo, 6 de abril de 2014

Álbora, Madrid

Estuve aquí cuando era Sula comiendo el menú del día y no salí muy contento. Quería ver la nueva idea, esa barra de la que se habla muy bien.
Local amplio y bonito, en esa calle que es un lujo para un buen gastrónomo.
Raciones interesantes, todo informal y sugerente.
Pedí una botella de ese éxito seguro que es Pétalos 2011 (D.O. Bierzo). Maravilloso vino.
Cenamos:
-Foie con regaliz y Oporto (mucha calidad, muy bueno)
-Croquetas de jamón (las esperaba bastante mejores)
-Patatas con mojo y jamón de pato (muy curiosas, exquisitas)
Y un buen café para acabar.
El servicio fue muy amable y divertido.
La cuenta ascendió a 30 € por persona. Quizá excesivo.
La sensación general fue de cierta desazón, todo bien, nada especial (bueno, el foie sí).
La expectativa era alta y no llegó a esa cota, pero es una buena opción para comer algo.