Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2020

Aperitivos madrileños

Hablaré aquí de varios establecimientos cuyo único denominador común es que fueron escogidos para aperitivos en mi último viaje a la capital.
EnCasa Labrala parada es imprescindible. Magníficas tajadas de bacalao y cañas bien tiradas.
En Lily, en el Mercado de Los Mostenses, probamos un ceviche clásico. Muy fresco y sabroso. Para beber, Cusqueña bien fría.
Sitio modesto y cumplidor.
En el Mercado de La Paz comimos unas gambas de cristal fritas que estaban crujientes y ricas, aunque un mejor aceite hubiera elevado el resultado.
Pocas y mediocres opciones de vinos por copa.
EnÁlborala excelencia tuvo esta vez la forma de una ración de coppa Joselito, una de las mejores chacinas del mundo. Jugosa, sabrosa y memorable.
Cañas excepcionales.
En La campana los calamares son una religión y lo cierto es que son agradables. Bien fritos y tiernos por dentro. El aceite es mejorable.
Cañas correctas y precios amables.
Noble costumbre la del aperitivo madrileño. Conviene adoptarla cuando se está por…

Tatau Bistró, Huesca (VIII)

Día de celebración, paraíso gastronómico.
Mesa alta esta vez.
Menú cerrado por cliente habitual. En lo enológico optamos por el Viñas Del Vero Riesling Colección 2018 (D.O. Somontano), que siempre cumple, y una copa de Els pics 2017 (D.O.Q. Priorat), que me gustó bastante.
Comimos:
-Tartar de trucha de El Grado (clásico de la casa, no me canso de comerlo, impresionante)

-Patatas bravas (van modificando la versión, la actual es fantástico, las clásicas siguen siendo las mejores)
-Ensaladilla rusa (que sigue untuosa y rica y a la que han añadido unos huevos de codorniz rellenos que elevan el conjunto)
-Suquet de gambas rojas y calabaza (otra vez esa potencia tan habitual en esta casa, otra vez esa finura, extraordinario plato)
-Cochinillo y pulpo (diferentes preparaciones de cerdo, guiso de morro, terrina de oreja, polvo de cortezas y la propia carne crujiente y melosa con pulpo y pimentón, goloso y sabroso)
-Tatin de manzana (quizá más caramelizada que en otras ocasiones, pero sigue si…

Rock & Food, Huesca

Tomamos un aperitivo en este nuevo bar de la capital altoaragonesa.
Mesas altas y buen ambiente.
Probamos arenque ahumado con yuca y dumplings de cerdo y col china. Ambas preparaciones llenas de frescura y sabor.
Vinos por copas de cierto interés.
Muy buenos precios.
Me gustó mucho este sitio. Se ven muchas ganas de agradar y criterio en aliños y equilibrios. Esa línea les ha de llevar al éxito.

Monopole Clásico Blanco Seco 2016

Un vino de otro tiempo:
-Monopole Clásico Blanco Seco 2016 (D.O.Ca. Rioja), coupage de varias uvas con mayoría de viura con ocho meses de crianza en botas usadas y un aporte de manzanilla.
Amarillo brillante y pálido, reflejo verdoso.
En nariz es muy curioso y expresivo, destacando flores blancas, frutos secos, manzana verde, mineralidad y hasta mantequilla.
En boca es untuoso y aterciopelado, fresco y amplio. Refrenda la nariz. Retrogusto largo.
Costó unos 19 €.
Enorme vino que se ha recuperado para los nuevos tiempos. Por su rareza es obligado para todos los aficionados, por su sabor lo es todavía más.
Me encanta.

Villa Matilde Cecubo 2013

Italia, que hacía bastante que no salía por aquí:
-Villa Matilde Cecubo 2013 (Roccamonfina I.G.P.), coupage de primitivo, piederosso y otras uvas autóctonas con crianza de doce meses en barricas de roble francés.
Picota oscuro de capa alta, ribete violáceo.
En nariz es muy complejo, apareciendo fruta negra en sazón, cacao, vainilla o regaliz. Impresionante.
En boca es elegante, estructurado y denso. Predomina fruta negra y roja, pero también cacao y balsámicos. Excepcionalmente sabroso. Retrogusto largo.
Costó unos 19 €.
Un vino maravilloso. Sin más. Tanto en aromas como en sabor es generoso y brillante. Su fama le precede pero en este caso es merecida, y eso no siempre ocurre.
Ovación.

Burgerheim, Pamplona

Nos apeteció hamburguesa y optamos por este local.
El local es agradable y muy atractivo para el público joven, por lo visto.
Manteles individuales y servilletas de papel, copas mediocres.
La carta ofrece hamburguesas, ensaladas y alguna ración para compartir. Se elige tipo de carne y pan, además de acompañamientos.Hay algún vino y nos decidimos por el Inurrieta Cuatrocientos Crianza 2016 (D.O. Navarra), que cumplió dadas las circunstancias.
Cenamos:
-Nachos (con carne, pico de gallo, queso y guacamole, nada destacable)
-Hamburguesa de vaca premium Modigliani en pan de cristal (con rúcula, tomate seco, parmesano y mayonesa, carne sabrosa y bien cocinada, me gustó mucho la combinación, patatas fritas algo blandas)
No tomamos postre.
Café mejorable para acabar.
El personal anduvo correcto.
Pagamos unos 23 € por persona.
Lo cierto es que disfrutamos el bocadillo, que es lo importante. Creo que se ven buenas maneras tanto a nivel de materia prima como de cuidado en tratarla.
Algo más inte…

Ábaco, Pamplona

Buscábamos un restaurante creativo en Pamplona y optamos por este. Veamos.
Local céntrico en dorados y negros. No me gusta la decoración, le encuentro un aire de pub reconvertido que no concuerda con la propuesta.
Mesas pequeñas y demasiado próximas entre sí, camino de mesa y copas correctas.
Se ofrece cocina de autor, con los pintxos premiados de la casa como elemento base. Hay menú degustación a 45 € sin IVA ni bebidas, por el que optamos, y carta. En lo enológico, precios altos y carta corta pero con cierto interés. Optamos por el Iñaki Núñez Selección Privada Graciano-Garnacha 2016 (D.O. Navarra), que resultó sabroso y con buena estructura.
Comimos:
-Aperitivo (crema de patata y miel sobre papel de arroz, agradable pero sobra dulzor, más tratándose de un aperitivo)
-Bocado de anguila con citronela y dashi (fantástico desde el pan hasta el equilibrio de sabores, la anguila lo mejora todo)
-Esponja de anchoa (miga de pan tostada con una espuma con importante sabor a anchoa, curioso)

Muyfina

Más manzanilla:
-Muyfina (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), palomino fino encabezada y con crianza corta bajo velo de flor por el sistema de criaderas y soleras.
Amarillo limón brillante.
En nariz es fresca y ligera, predominando frutos secos, mineralidad y hasta romero.
En boca es fina y punzante. Refrenda la nariz. Retrogusto medio.
Costó unos 3 €.
Una manzanilla sutil, ideal para comenzar con estos vinos y con una relación calidad-precio absolutamente imbatible.
Carácter contenido.

Trispol 2017

Hy toca Mallorca:
-Trispol 2017 (I.G.P. Mallorca), coupage de callet, cabernet sauvignon y syrah con crianza de 12 meses en tinas o barricas de roble francés según variedad.
Picota de capa media, ribete violáceo.
En nariz es bien interesante, con gran presencia de frutos rojos, especias dulces, chocolate y hasta vainilla.
En boca es sabroso y equilibrado. Refrenda nariz y resulta goloso y elegante. Retrogusto largo y salado.
Costó unos 18 €.
Un vino fresco y a la vez intenso como pocos en estos precios. Una armonía extraordinaria y una complejidad maravillosa se unen en una botella para recordar.
Impresionante.