Vuelta a El Tubo, Zaragoza

Hacía bastante que no contaba por aquí nada de esa magnífica zona zaragozana que es El Tubo. Pues ahí voy.
Esta vez opté por sitios nuevos (o relativamente nuevos).
La primera parada fue La ternasca, donde evidentemente el ternasco (cordero) de Aragón es el protagonista.
Su tapa llamada La churra es churrasco de ternasco lacado y está muy lograda, pero la crepineta rellena es todavía mejor.
Buenas sensaciones.
De Lamaribel probé dos de sus escabechados, perdiz y conejo. Ambos verdaderamente deliciosos, especialmente el ave.
Me gustó mucho el sitio.
En el Bistró Emilio comí sepia, y resultó intrascendente.
Vi poco interesante en este bar. Quizá la próxima vez.
Para beber la zona exige buen vino aragonés, que opciones hay, aunque no todos los locales dispongan de él.
Seguiré profundizando por esas calles...



Comentarios

Entradas populares