Viña Gravonia blanco 2007

Otro de esos vinos eternos:
-Viña Gravonia blanco 2007 (D.O.Ca. Rioja), monovarietal de viura con cuatro años en barrica de roble, clarificado con claras de huevos frescos.
Color oro pálido ligeramente evolucionado.
Nariz especialmente compleja, con notas florales y cítricas. También frutos secos y especias dulces. Impresionante armonía.
En boca es pura seda, con naranja confitada, especias, avellanas y recuerdos salinos. Elegante. Retrogusto largo e inusualmente agradable.
Costó unos 16 €.
Otra joya más de esa gran casa, otra alegría. La excepcionalidad de este vino radica en el mero hecho de que exista. Se debe disfrutar.
Qué maravilla.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Una pastelería en Tokio