lunes, 21 de julio de 2014

Tramonti, Roses (Girona)

Tenía ganas de volver a esta pizzería curiosa, a este restaurante de cocina sobre masa.
Sigue siendo el local más apetecible de la calle por su cuidada decoración.
Mantelería de papel, pero del que no lo parece y copas mejorables.
Se ofrecen pizzas de autor y un sinfín de entradas curiosas. También pastas y hasta pescados o carnes. Me gustó ver que la carta de vinos contenía apreciables referencias a precios comedidos. Escogí un Terramala 2011 (D.O. Empordà), que fue una de las grandes alegrías del viaje. Un vino muy interesante.
Cenamos:
-Huevo de Tramonti (realmente es solo buen jamón ibérico y parmesano encima de una masa hueca, pero entre espectáculo y sabor es un platazo)
-Burrata con barra de pan (el pan es curioso, pero el queso es de una calidad excepcional, otro éxito)
-OT (crema de alcachofas, mozzarella, gambas de Roses y pera en almíbar y un ligerísimo toque picante, realmente deliciosa)
-Profiterol de Pep (relleno de nata, con buen chocolate y helado de vainilla, placer goloso)
El café fue correcto, lo recordaba mejor...
El personal anduvo algo irregular, pero cumplió.
La cuenta ascendió a 30 € por persona compartiendo lo mencionado entre tres.
Me llevé una buena impresión y la conservo tras esta ocasión. Quitaría esas omnipresentes reducciones de balsámico o similares, puliría algunas presentaciones y haría ciertos retoques, pero aquí me lo paso bien de verdad.
No hay concepto ni discurso, en esta cocina hay una dosis de originalidad y comida buena y divertida. Pequeños y mayores, gourmets y ajenos, todos pueden disfrutar.
Pep Curiel lo consigue.


No hay comentarios:

Publicar un comentario