Café Villa Campa, Huesca

Día de trabajo en la capital oscense y poco tiempo para comer, así que elegí este bar de comida mexicana.
Local muy pequeño y con referencias a aquel país en su decoración.
Se ofrecen tacos y otras preparaciones mexicanas, resulta apetecible. Para beber cervezas, vino, micheladas y otros cócteles. Escogí una Dos equis XX Lager.
Comí:
-Totopos & Guacamole (en versión tapa, agradable, bien presentado aunque los totopos se acaban quedando blandos, guacamole algo soso)
-Surtido de tacos (de longaniza, setas y salsa verde, de cochinita pibil y de panceta y pasilla, ricos y jugosos los tres, destacaría el de longaniza y el de panceta)
Se ofrecen diferentes salsas picantes al gusto.
-Tarta de elote con dulce de cajeta (tarta algo anodina compensada con el dulce)
Café correcto en una muy adecuada vajilla.
El propietario se mostró amable y atento.
Pagué 20 €.
Estamos pues ante un establecimiento que, con honestidad, se acerca dignamente a la comida mexicana. Y eso es un elogio.
Opción válida para conocer esa cocina, para quitarte el "mono" de ella o simplemente para comer o cenar de manera divertida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Quema, Zaragoza (III)

Quema, Zaragoza (IV)

Una pastelería en Tokio