Ir al contenido principal

Hetta, Barcelona

Me apeteció la propuesta de este restaurante. Era febrero. Veamos.
La planta calle es un mexicano, pero lo que buscábamos está en el sótano.
La decoración es nórdica, industrial o como se prefiera llamar. Me gusta.
Mesas desnudas que parecen no dividirse de las de la cocina. Eso me encanta.
Buenas copas y servilletas de papel.
Se ofrecen unos cuantos productos y unas cuantas maneras de cocinarlo. Tú eliges producto y método. Y es que la idea parece esa, producto de temporada y criterio. Y guiños suecos, claro. En lo enológico la carta es corta y con protagonismo para vinos naturales. Precios severos. Escogí Els Vinyerons Lluerna Blanc 2018 (D.O. Penedès), que resultó tener cierta estructura.
Comimos:
-Ostra sopleteada con tinta de calamar (muy sabrosa y sorprendente)
-Yema de huevo marinada, suero de parmesano y botarga (inmensa preparación, golosidad pura y dura, si es que esa expresión existe)
-Lomo de bacalao ahumado con hierbaluisa encurtida (otra alegría, jugoso y con interesantes matices)
-Risotto de cebolla a la sal (purista, muy rico, mantecoso y en buen punto)
-Salpicón tibio de sepia en su jugo con tagliatelle de pepino y garum (exquisita sepia en un plato muy fresco y agradable)
-Taco de vaca vieja, puré de manzana y cebolla frita (la carne es de indudable calidad, la guarnición de cebolla frita con polen es excelsa)
-Sandwich de helado ahumado con cerezas (impresionante postre, helado muy etéreo y muy buen contraste)
-Esfera de chocolate (se rompe en la mesa, correcto)
El café, a buena altura. Y además fue invitación de la casa.
El personal se mostró especialmente amable y atento.
Pagamos 29 € por persona. Hay que tener en cuenta que éramos cuatro personas y no comimos excesivamente.
Pues sí, me pareció un acierto. Veo muchas ganas en esa cocina, pero sobre todo veo ideas claras y saber hacer.
Las raciones son pequeñas, ideales para compartir entre dos personas y disfrutar.
Olof Johansson y su equipo tienen aquí la fórmula, espero que los comensales sepamos verlo.
Vaya, muy bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pol Carson Brut, cumplidor.

Un champán de precio comedido, vamos a ver: -Pol Carson Brut (Champagne A.O.C.), chardonnay, pinot noir y pinot meunier. Método champenoise. Color dorado pálido, burbuja fina. En nariz muy elegante, flores blancas, frutos secos, mantequilla... En boca, agradable. Correcta acidez, pastelería y fruta tropical. Retrogusto algo corto. Costó unos 12 € en un supermercado del grupo E. Leclerc (parece ser marca propia). Tengo que decir que su precio es muy adecuado para lo que ofrece. Obviamente no es uno de esos grandes champanes que te enamoran, pero esta botella puede competir con muchos vinos espumosos. Cumple con creces.

Goya XL Manzanilla reposada en rama

Vamos con manzanilla:
-Goya XL Manzanilla reposada en rama (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda), monovarietal de palomino fino con crianza biológica bajo velo de flor durante 10 años mediante el sistema de soleras y criaderas en botas de roble americano. Embotellado sin filtrar.
Oro limpio y brillante.
En nariz es compleja, intensa y elegantemente punzante. Frutos secos, cereales, salinidad, cítricos y hierbas aromáticas.
En boca es sabrosa y cremosa. Delicadas notas salinas y lácticas. Volumen. Retrogusto muy largo y especialmente grato.
Costó unos 20 € (50 cl.).
Una auténtica barbaridad, una joya enológica. Sé que hay otras de su especie comparables, pero esta es magnífica.
Esa densidad, esa potencia en aromas y esa persistencia no se encuentran fácilmente.
Gloria.

Taruguín 2015

Otro vino muy particular:
-Taruguín 2015 (Vino de España, zona de Soria), coupage de tinto fino con un mínimo de albillo con nueve meses en barricas de roble francés.
Rojo picota de capa alta, ribete violáceo.
En nariz es peculiar, con gran presencia de frutos negros, pasas y pimentón.
En boca presenta volumen y frescura. Notas de fruta negra y tierra. Retrogusto medio.
Costó unos 15 €.
Lo dicho, muy diferente. Mucha más frescura de la esperada en un vino de esa zona y esa variedad, y notas bien interesantes.
Acertado.